BNA
Inicio » La Provincia » Perspectiva de género: Víctor Hutt reclama que se cumpla con la ley y no quede todo en anuncios

Perspectiva de género: Víctor Hutt reclama que se cumpla con la ley y no quede todo en anuncios

En una carta abierta dirigida a la vicegobernadora Laura Stratta, respecto a su proyecto de presupuesto con perspectiva de género, el docente y gremialista uruguayense Víctor Hutt le recordó a la funcionaria provincial, la existencia de la ley que habilita la creación de jardines maternales en escuelas secundarias de adultos, la cual no se cumple y ocasiona abandonos de madres que no pueden solucionar el problema del cuidado de sus hijos. También insiste en el cumplimiento de la ESI en las escuelas.

 

(*) Por VÍCTOR HUTT

He visto el titular en los medios y me resulta grato el concepto que se menciona, la idea fuerza que contiene, me parece de suma importancia que eso se debata en nuestra sociedad.

Lo que no me gustaría sería que ese titular, ese discurso que atrapa las conciencias con buenas intenciones, se quede sólo en eso, un titular o un discurso cuyo único efecto sea juntar simpatías de los bien intencionados de nuestra sociedad, es por ello que le voy a proponer una medida concreta para que nos pueda demostrar que es más que un discurso bonito, que es más que un titular que pretende dar un golpe de efecto en la opinión pública y verdaderamente se pretende generar un cambio de fondo ante las desigualdades de género que sufrimos en el día a día de nuestras vidas.

"En trece presupuestos provinciales no se hizo nada por cumplir con este artículo de la ley, magnífico artículo, artículo pionero en la cuestión de género, pero que sólo se expresa en la letra de una ley, mientras miles de pibas, principalmente pibas, pero también algunos pibes, sufren una violenta vulneración de derechos por su incumplimiento".

Para que me entienda de lo que le estoy hablando, primeramente, le voy a describir una situación que se sufre en nuestra sociedad, que no me sucede a mí, pero que me hace sufrir en persona por ponerme en el lugar del otro o de las otras para decirlo con mayor precisión.

Existe en nuestra provincia una ley, una de esas que son modeladoras de la sociedad en la que vivimos, que son de rango determinante sobre el modelo social, es ni más ni menos que la Ley Provincial de Educación, Ley 9890, en esa ley hay un artículo que es muy sabio y contempla, desde el año 2008, un factor de equidad de género, su antigüedad la hace pionera por aquellos tiempos, cuando poco y nada se hablaba de la cuestión de género, esa ley expresó en su artículo 43 una definición amplia equidad en la cuestión de género, determinó la creación de jardines maternales en escuelas secundarias de adultos, para llevar justicia social a un sector de extrema vulnerabilidad que describiré brevemente, porque supongo que usted lo debe saber mucho mejor que yo, en su condición de mujer, Vicegobernadora y preocupada por las desigualdades de género que se percibe en el proyecto que aparece como titular de los medios de prensa.

En nuestra provincia escasea la Educación Sexual Integral (ESI) y eso trae como consecuencia una cantidad de embarazos adolescentes que no nos resulta grata, los embarazos adolescentes generan maternidades y paternidades adolescentes, pero también se observa que muchas de esas paternidades no son asumidas con responsabilidad y muchas veces sólo se asumen las maternidades, hay aquí una desigualdad de género, a partir de estas situaciones se observa otra consecuencia, el abandono escolar de adolescentes mujeres, que no pueden sostener en soledad la maternidad y la educación personal, nos encontramos con jóvenes madres, con una criatura a su cargo y una educación secundaria incompleta, algo que en estos tiempos implica una gran desventaja laboral y por ende de sustento económico a futuro, pensemos en esas niñas madres, se nos presenta una situación desesperante.

"Veo a adolescentes y jóvenes abandonar y también veo a mujeres maduras que concurren a mayores edades diciendo que ahora pueden estudiar porque sus hijos ya son grandes, esto nos demuestra que sufrieron muchos años sin poder ejercer su derecho a completar el secundario".

Más allá de esa situación desesperante, muchas de esas adolescentes madres tienen una visión admirablemente racional, entienden que, para construir un futuro mejor para ellas y sus hijos o hijas, deben hacer el esfuerzo para completar su educación secundaria y hacen un esfuerzo ante la adversidad y se inscriben en escuelas secundarias de jóvenes y adultos, concurren y se encuentran con un gran impedimento, un impedimento que genera que al poco tiempo deban volver a abandonar, no pueden concurrir porque no logran solucionar el problema del cuidado de sus hijos o hijas, tienen que priorizar necesidades y terminan abandonando, algunas pocas tienen ayudas y pueden continuar, pero muchísimas de ellas tienen que abandonar, lo digo desde la experiencia de ser Rector de una de estas escuelas y verlas sufrir cada año, verlas llegar el primer día con mucha ilusión y esperanza y verlas abandonar sus estudios por segunda vez en sus vidas.

Pero en las escuelas de jóvenes y adultos se ve a mujeres en muchas situaciones respecto a este flagelo del abandono como consecuencia de la maternidad, porque veo a adolescentes y jóvenes abandonar y también veo a mujeres maduras que concurren a mayores edades diciendo que ahora pueden estudiar porque sus hijos ya son grandes, esto nos demuestra que sufrieron muchos años sin poder ejercer su derecho a completar el secundario, que debieron sacrificar su derecho y dedicarse al cuidado de sus hijos.

Me parece imposible tener que estar dando estos argumentos trece años después de que este tema se consideró y se le dio solución en el artículo 43 de la Ley de Educación de Entre Ríos en el año 2.008, pero tengo que volver a argumentar al comprobar que en trece presupuestos provinciales no se hizo nada por cumplir con este artículo de la ley, magnífico artículo, artículo pionero en la cuestión de género, pero que sólo se expresa en la letra de una ley, mientras miles de pibas, principalmente pibas, pero también algunos pibes, sufren una violenta vulneración de derechos por su incumplimiento.

Ahora bien, cuando leo título de su proyecto me vuelvo a ilusionar, confieso que no es que me ilusiones mucho, pero quiero ilusionarme, se pensará en un presupuesto con perspectiva de género, se hacen reuniones para debatirlo, supongo que intentarán darle sentido a esa idea, que por ahora no tendrán claro qué significa y me presento aquí a colaborar con su idea.

Llevo años luchando por la apertura de los Jardines Maternales en Escuelas Secundarias de Jóvenes y Adultos y durante trece años me respondieron lo mismo, no hay presupuesto para crear los cargos necesarios para abrir los jardines, observando que sus equipos están pensando en una modificación de la mirada del presupuesto en función de la equidad de género, es que le facilito sus arduos análisis y largas jornadas del equipo de trabajo conformado, con recursos que no serían muy costosos, podrían incluir en el presupuesto los recursos necesarios para la creación de los Jardines Maternales en Escuelas de Adultos, con ello estarían llevando equidad de género a miles de pibas entrerrianas, estarían subsanando un incumplimiento aberrante que se produjo en trece presupuestos provinciales desde el año 2.008 y le estaría dando contenido concreto y verdadero a un concepto que por ahora sólo aparece como bonito titular en los medios de prensa.

El potencial humano de este proyecto es de doble valoración si además de pensar en la vida de esas pibas madres también consideramos la posibilidad que tendrán esos pibes y pibas hijas, que pasarán sus noches en un Jardín, siendo cuidados y formados por profesionales de la educación para lograr iniciar un proceso educativo desde muy temprana edad.

Confío que al leer esta carta derramará alguna lágrima al conocer el sufrimiento de miles de pibas que pasan por nuestras escuelas y se vuelven llorando a sus casas, que se dedicará inmediatamente a darle solución a esta problemática, yo me iré preparando para avisarles a las pibas que pueden venir a la escuela con sus hijos e hijas, que el Estado se hará cargo de cumplir con lo que le marca la ley e iremos buscando entre todos y todas un nombre para el Jardín Maternal que abriremos en el 2.022, porque en el 2.022 las jóvenes madres no se volverán llorando a sus casas.

(*) Víctor Hutt, Rector de Escuela Secundaria de Adultos N° 12 de Concepción del Uruguay.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

La FEMER prorrogó los convenios con la mayoría de las prepagas

Las autoridades de la Federación Médica de Entre Ríos y los presidentes de los círculos …