BNA
Inicio » Política » Pulso firme

Pulso firme

Una extraña síntesis de adrenalina, miedo, y responsabilidad ante la historia. En sus manos el artefacto empuñado con firmeza para no errar disparo. Tiró una, dos, varias veces. Nunca se distrajo del objetivo incluso sabiendo del peligro. Frente a él yacía el cuerpo inerte del embajador ruso, pero no se acobardó. Continuó con lo suyo, completaría la misión.

 

Por JAVIER ALEJANDRO GAUNA

 

Probablemente sintió pánico pensando que el mundo se le venía encima, todos corrieron, se escondieron tratando de salvarse. La guardia de seguridad comenzaba a actuar. Él siguió allí refugiado tras el lente que en cada toma captaba al asesino en su plenitud. Aquel que unos segundos antes, también con puño firme, acertó ocho balazos en la espalda de la víctima.

Burhan Ozbilici es fotógrafo de la agencia AP. En lo que parecía un evento corriente en Ankara, capital de Turquía, fue testigo del asesinato del embajador ruso Andrei Karlov, a manos del oficial Mevlut Mert Altintas. Luego de la balacera los presentes intentaron refugiarse tras mesas y decorado. Cumpliendo su deber Ozbilici permaneció cerca de la escena y no dudó en captar la secuencia con su cámara, más allá de no entender bien qué estaba sucediendo en ese momento. La regla es clara, tirar la foto antes que cualquier otra cosa. Incluso si ello conlleva riesgo de vida.

Quienes nada saben del oficio con frecuencia critican el accionar de reporteros gráficos por no intervenir en la escena, se los tilda de amarillistas, morbosos, carroñeros.  Variados casos ponen al fotógrafo en una situación donde debe decidir si sacar la instantanea o ayudar a la víctima. Un niño ahogado en la playa, gente luchando por salvarse de un tsunami, la niña quemada por el Napalm. En mi opinión este supuesto "conflicto moral" carece de validez ya que por lo general no suele haber posibilidades de revertir situaciones extremas. Esta es tarea de otros actores específicos más capacitados para el asunto.

¿Qué otra cosa podría haber hecho Ozbilici? ¿Saltar como escudo humano frente a los disparos cual héroe de película de acción? Su proeza fue mantener la calma, dentro de lo posible, y sostener la cámara sin temblar buscando que la imágen sea perfecta, para que todos veamos de frente la violencia que nos invade y lo intrincado que suelen ser las acciones tomadas en pos de vengar los crímenes cometidos.

En un mundo donde lo visual es altamente efectivo, el retrato de la cruda realidad puede ser una gran manera de movilizar. Es poner sobre la mesa los temas que evitamos. En este caso las atrocidades de la guerra en Siria y el conflicto internacional toman estado público y hasta si se quiere popular, gracias a la calidad del trabajo realizado por gente que no mide riesgos a la hora de reportar lo que sucede.

En días sangrientos, dos hombres de pulso firme se encontraron frente a frente. El museo de Ankara fue escenario dantesco de un intenso cruce de disparos. Desde un lado fueron balas, del otro latigazos de obturador. Ambos hicieron historia de una manera triste, cruenta, pero real.

 

Foto: de Burhan Ozbilici (AP)

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Una encuesta midió imagen de los intendentes ¿cuánto le dio a Lauritto?

La encuesta fue realizada por la consultora CB. La intendenta de Paraná, Rosario Romero, tiene …