Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Deportes » Quisiera que esto dure para siempre (2002)

Quisiera que esto dure para siempre (2002)

Esta ocasión es otra entrega con toque deportivo. De las épocas que el fútbol uruguayense volaba alto. Se trata de una nota publicada en el número 100 del semanario El Miércoles acerca de las buenas campañas de ese año de Gimnasia y Atlético, que los mostraba simultáneamente punteros de la segunda y cuarta categorías de la Argentina, respectivamente. Otra realidad deportiva en otra crisis económica.

Aquel 6 de marzo de 2002, más de 18 años atrás, los dos más grandes del fútbol uruguayense lideraban sus campeonatos y hasta eran candidatos a los títulos. Incluso el Lobo quedó a las puertas de la Primera División esa temporada. Esto en medio de una crisis que afectaba a todos, pero principalmente a la Salud y a la Educación. De eso se trataba la nota firmada por Marcelo Sgalia aparecida en esa edición, con la que El Miércoles festejaba los primeros dos años de su camino.

Así, compartiendo con nuestros lectores algunas de las más relevantes notas publicadas durante dos décadas, celebramos los 20 años de Miércoles, que se cumplen en este 2020.

 

------

GIMNASIA Y ATLÉTICO SON PUNTEROS EN SUS TORNEOS

 

Quisiera que esto dure para siempre (2002)

 

Por MARCELO SGALIA

 

Desde una ciudad chica del interior de un país incendiado, Gimnasia, en la Primera B Nacional, y Atlético, en el Torneo Argentino B, son punteros de sus campeonatos. Como se dio pocas veces en la historia y nunca en los últimos 20 años, los dos son protagonistas a nivel nacional al mismo tiempo. El análisis en medio de la crisis. Y de regalo (vio que todos regalan algo) las apostillas que nos trajimos desde Mendoza.

Torneos distintos, historias distintas, realidades parecidas y diferentes al mismo tiempo, según el punto de vista con el que se las analice. Gimnasia y Esgrima y Atlético Uruguay, los dos clubes grandes de Concepción del Uruguay, atraviesan desde sus resultados deportivos un gran momento.

El Lobo pelea por un lugar en el Reducido de la B Nacional, que depositará un segundo equipo en la A y está puntero en esa pelea. El Decano también es líder en su grupo en la fase semifinal del Argentino B, al que le quedan 16 equipos luchando por dos ascensos al Argentino A. Todo en medio de una grave crisis económica, desde una ciudad chica del interior que siempre fue rica deportivamente hablando y que por suerte lo sigue siendo. Basta recordar a nuestros queridos atletas, de los que pronto hablaremos en esta sección, muchos de ellos mundialistas.

Atletas y políticos: van a contramano, como han ido casi siempre, los que se rompen el lomo entrenando por nada y los que se llenan de plata detrás de los escritorios. Es fácil ser político en este país: hay que prometer que se va a hacer algo y punto. Total, si después no hace nada, será en definitiva igual que el anterior.

A fines del año pasado el entrenador Alberto Fernández nos daba un dato: Hernán Orcellet, hoy titular y capitán de Gimnasia, fue el primer atleta de Concepción del Uruguay en ir a un Mundial de atletismo. Un deporte de excelencia en La Histórica, tan castigado desde políticas deportivas en los últimos años y tan rico desde el surgir de sus atletas que, por ejemplo, hoy son futbolistas.

Atletas y políticos: van a contramano, como han ido casi siempre, los que se rompen el lomo entrenando por nada y los que se llenan de plata detrás de los escritorios. Es fácil ser político en este país: hay que prometer que se va a hacer algo y punto. Total, si después no hace nada, será en definitiva igual que el anterior. Mire cómo andaremos que De la Sota prometió que si lo votan en el 2003 levanta el corralito, como si ese fuera el problema de fondo. Pero volvamos a lo nuestro, que es más grato por cierto. No gastemos pólvora en chimangos, como dice el refrán.

Mientras la vida gira, de la mano de una crisis social interminable, el deporte regala alegrías a un pueblo golpeado. Concepción del Uruguay tiene hoy a sus dos clubes grandes luchando por algo importante. En las últimas décadas gozamos con aquella selección del ‘82; luego llegó el turno de Atlético en el Nacional ‘84; una década del ‘90 donde Gimnasia se debatió peleando por un ascenso al Nacional B que finalmente llegó en el ’96 y un inicio de siglo que lo vio al Lobo jugando una semifinal por un ascenso a la A (ante Quilmes en la campaña anterior).

Es decir, estábamos acostumbrados a verlos de a uno en los primeros planos. Hoy, Gimnasia tiene un muy buen promedio en la categoría y anda desde hace un par de años en los primeros lugares de las posiciones. Al mismo tiempo, y después de una década de fracasos en los Argentino B, Atlético camina derecho a su objetivo: ascender al Argentino A y recuperar terreno, aquel que lo mostró, hace casi 20 años, codeándose con el mismísimo River Plate en el viejo y legendario Simón Luciano Plazaola.

Y todo esto se da en medio de una ciudad con muchísimos problemas, como muestra la mayoría del país. Nuestros gurises no tienen clases porque los maestros no cobran; hay un hospital viejo sin abastecimiento y otro nuevo sin inaugurar... podríamos seguir... injusticia, desocupación, marchas, escraches... etc. Los problemas son miles. Pero sin educación y salud no podemos aspirar a nada.

El fútbol corre peligro porque todos corremos peligro. No es dramatizar el tema ni ser amargo, algo de lo que se me acusa ya casi a diario y que me provoca mucha risa. Es ser real y punto. A las pruebas me remito: Chacarita - Chicago no se jugó; River - Boca está en peligro y los clásicos que se jugaron agregaron muertos (citemos sólo uno: Racing - Independiente). Si hasta Racing no jugó en su momento su partido con Central (dos hinchadas que son amigas) porque hay mucha gente que está enferma y los que están en el poder siguen mirando para otro lado, como si gobernaran en Suiza.

Y después nos quieren engrupir copiando el modelo español para nuestra B Nacional. Total acá y allá es igualito: acá el fútbol vive en peligro de jugarse y allá Saviola hace un gol y se abraza con sus hinchas. Y en eso andamos: el fútbol no responde por sus muertos y el gobierno le echa la culpa al fútbol. La pelota va y viene y los muertos son números para una estadística que, por suerte, todavía no vemos en nuestro fútbol local.

Gimnasia gana, juega bien y está primero con Quilmes en la suma de los dos campeonatos. Pese a ser una institución nueva en la categoría (161 partidos desde su debut en el ’96), al lado de pesos-pesados como los que enfrenta, hace tres años que está entre los de arriba, luchando por un ascenso, que si bien parece tan lejano la realidad marca lo contrario, al menos desde sus últimas campañas. Mientras unos 12 equipos pelean para no ser uno de los siete que bajarán a un durísimo Argentino A (con todos equipos de Nacional B), Gimnasia descansa desde la cuarta ubicación de los promedios. Claro, su situación económica no es la misma que la deportiva.

«Atlético es el candidato», nos dijo el mismo Rolando Ramón Barrera (ex Newell’s y San Lorenzo), hoy DT de Universitario, antes de jugarse el partido del domingo en el Plazaola. Atlético lidera su grupo, ya en la instancia semifinal del Argentino B. Si clasifica accederá al último grupo de cuatro donde el primero subirá al Argentino A y el segundo jugará una Promoción. Está cerca, sigue ganando, anda al día en lo económico y puede jugar mucho mejor que lo que juega. Con el problema de suspendidos y lesionados, propios de un torneo largo y complicado, gana sus zonas y sigue siendo uno de los mejores equipos del campeonato. Sufre pero gana. Acostumbrados a fracaso tras fracaso en los Argentino B de la última década, Atlético Uruguay anda en la pelea por volver a codearse con los mejores clubes de nuestro país. Falta pero va y si llega jugará un torneo Argentino A que será más difícil que la B Nacional. Un dato: Atlético tiene 11 victorias en este Argentino B. ¿Y antes? Sumando las siete campañas del fútbol uruguayense en dicho campeonato se llega a diez triunfos.

 

AL PIE DE LA CORDILLERA

El último que apague la luz. Gimnasia visitó hace una semana (es cierto, hace casi una eternidad en estos tiempos) a San Martín de Mendoza. El equipo Chacarero, Albirrojo o el León del Este, como también se lo conoce, bajó su presupuesto en 40 mil pesos. ¿Cómo hizo? Fácil, se fueron unos diez jugadores -Luigi Villalba, Chiquito Benítez, Velázquez, el arquero Aguirre, Raggio, Valdiviezo y Bermegui, entre otros–. Ahora el presupuesto quedó en 25 mil pesos, apelando a varios pibes de inferiores.

El estadio. El Chacarero juega de local en su estadio, es decir en la ciudad de San Martín, distante unos 45 kilómetros de Mendoza capital. El estadio tiene capacidad para 12 mil personas, 12 cabinas para la prensa encima de las plateas, y vestuarios amplios con una gran comodidad para el trabajo periodístico (un pasillo cerrado debajo de las plateas que es muy ancho y con no menos de dos cuadras de largo). Fue fundado el 1º de abril de 1956 y tiene una muy buena iluminación.

Tu nombre en una tribuna. La platea principal se llama Heytel Stoisa, la platea para damas e invitados especiales Abdala J. Badui e Hijos y la tribuna popular (detrás de un arco) Dr. Juan Carlos Luque. Todos fueron dirigentes de San Martín de Mendoza, ya fallecidos.

Estadio cerrado. Un arco da espaldas a la Ruta Nacional 50 y la popular Juan Carlos Luque a un estadio cerrado donde se desarrollan varias disciplinas deportivas: hockey sobre patines, vóley, básquet, patín, gimnasia, etc.

316 plaquetas. En el sector que une la tribuna popular y la platea (a pocos metros de la salida de los vestuarios, al lado de una cantina) se encuentra una especie de paredón donde hay 316 plaquetas blancas iguales (cada una con un nombre). Arriba dice: «Los que colaboraron para la construcción de la tribuna Juan C. Luque». Es el dato de color dentro del estadio, aunque debo confesarles que cuando me acerqué para contarlas provoqué varias miradas que decían: ¡Y éste marciano que hace...

Cada uno en su lugar. Unas 30 personas, empleados del club, trabajan cuando San Martín es local. Controles para ingresar al predio, al estadio, a la platea, a las cabinas, a los vestuarios y gente de prensa, entre otros. La atención a la prensa visitante de parte de colegas y el club fue impecable. También es para imitar la organización en cada sector. En el largo pasillo de la zona de vestuarios, dos horas antes del partido, se preparó el sector para la conferencia de prensa (auspiciado por sponsors del club).

45 años en el club. La persona que se encarga del acceso a los vestuarios hace 45 años que trabaja en San Martín. «Cuando jugábamos los Nacionales (fueron nueve) era tesorero», nos dijo un hombre muy amable con el que dialogamos varios minutos. En su cancha, San Martín se codeó y les ganó a los grandes del fútbol argentino haciendo grandes campañas en los años 72 y 74 (lo dirigió el Mumo Orsi). La diferencia entre un club con años de historia en la A y con uno que tiene 161 partidos en la B Nacional también quedó en claro en la entrada a los vestuarios. Gimnasia como llegó quiso entrar. «Cuando San Martín viaja, el presidente de la delegación lleva una lista con los nombres de los jugadores y sus documentos», nos comentó el hombre que cuidaba el acceso a los vestuarios, como diciendo «y yo no tengo por qué conocerlos».

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Desde este martes habilitaron la actividad de gimnasios en Concepción del Uruguay

Este martes, se habilitó el funcionamiento de salas de Musculación, salas de Crossfit, entrenamiento Funcional, …