BNA
Inicio » Ambiente » Reformas constitucionales con y sin agua para los pueblos
OPINIÓN

Reformas constitucionales con y sin agua para los pueblos

En Entre Ríos el acceso al agua a partir de su Reforma Constitucional es un Derecho Humano fundamental y se prohíbe su privatización. En Jujuy, es un derecho prioritario de las corporaciones del litio, agraviando a los pueblos originarios y las comunidades campesinas.

 

Por JORGE DANERI (*)

Los que experimentamos la reforma constitucional de Entre Ríos (2008) con una duración de ocho meses, ejercicio de la transparencia en su máxima expresión, construcción de consensos en reuniones de comisión abiertas y públicas, debates conmovedores con la diversidad de convencionales, asesores, colaboradores y amplios espacios de participación para la presentación de iniciativas de organizaciones sociales, productivas, de derechos humanos, escuchadas, analizadas, como algunos de sus proyectos esculpidos en los acuerdos alcanzados; no podemos dejar de sorprendernos por los dolorosos acontecimientos de violencia y oscurantismo que se viven en Jujuy.

Radicalismo, No.

No es Radicalismo lo que lidera el dramático fenómeno político Jujeño. Es otra cosa, una porquería, conservadores autoritarios. No es aquel Radicalismo que soñaba Ricardo Rojas en "El Radicalismo de Mañana" (1930) el de las "reformas extremas en sentido democrático".

La reforma constitucional llevada adelante en la provincia de las diversidades culturales y biológicas, avanza en sus procesos de ejercicio del poder, hacia escenarios regresivos de modos totalitarios de modificar ni más ni menos que una Constitución y defendiéndola en las calles con la violencia del poder estatal. La indignación social, en particular de los pueblos originarios, no solo desnudan en sus breves tiempos, una expresión abusiva como arbitraria de gestión del poder que pone de rodillas a la democracia provincial, sino que la niega y se vuelve un autoritarismo que intenta justificarse y dar su razón de ser represivo, dentro del recinto constituyente por su encierro casi clandestino y agresivo con el pueblo en el seno de los espacios públicos.

En tres semanas, con comisiones de trabajo cerradas a la participación cívica, a la contemplación, la escucha, los medios de comunicación, etc. es un agravio inapelable a la esencia de la deliberación republicana que, en semejante escenario, es agraviada y violada.

Lo expuesto se complementa, dolorosamente, con la invasión policial al recinto sagrado de la Universidad Pública. La Reforma Universitaria de 1918 de aquel Radicalismo que cambió la historia de la educación pública Sudamericana, en el alma de la cordillera liberadora del imperio español, llora y sufre, también resiste a esta tragedia regresiva, retrógrada, que, en otros tiempos, determinaría la expulsión inmediata del viejo Partido reformista de este Gobernador aspirante a presidir, ni más ni menos, el Senado de la Nación.

Esta derechización extrema y violenta, agravia la esencia de la razón de ser de una Unión, que divide; Cívica, que profundiza grietas desde la oscuridad de la consolidación de las zonas de sacrificio y exclusión indígena, social; Radical, nada, en las antípodas, porque beneficia a las corporaciones de los imperialismos del extractivismo y el saqueo.

"Vienen por el agua, ¿denunciaba Carrió? *

En Entre Ríos el acceso al agua a partir de su Reforma Constitucional es un Derecho Humano fundamental y se prohíbe su privatización. En Jujuy, es un derecho prioritario de las corporaciones del litio, agraviando a los pueblos originarios y las comunidades campesinas.

La doctora Elisa Carrió hace años denunciaba que en el Chaco Americano venían por el agua, en la cuenca de la plata toda y sus acuíferos. El triángulo del Litio, en su expresión mayor en Jujuy, es un ejemplo categórico del uso, abuso y atrocidades que las corporaciones extractivistas del Litio puedan llegar a profundizar y herir de muerte a las culturas campesinas y originarias, frente a la apropiación y vaciamiento de las fuentes de agua.

No hemos escuchado sus declaraciones públicas sobre los sucesos de Jujuy, sus maneras de modificar su constitución y el abuso en el uso de la fuerza del Estado. Sería relevante para la República que se defiende, escucharla o ver su no menor llamado de atención y un BASTA contundente para con el candidato a presidir el Senado de la Nación, ni más, ni menos, que Carrio apoya.

El silencio nos hace cómplices, porque, en definitiva, sin duda alguna, vienen por el Agua, para Fracking, para Litio, para la megaminería de unos pocos y mayor exclusión, sacrificio, pobreza y alejamiento de los pueblos de sus líneas de dignidad.

Urgente, un Leandro Alem, un Raúl Alfonsín, un Mahatma Gandhi, una Madre Teresa, una Alicia Moreu de Justo, para la Jujuy de los pueblos nuestros originarios de dignidad y respeto constitucionalmente acompañados desde 1994, tan violados y humillados desde las antípodas de la causa por los desposeídos, ahora abrazados al "Régimen".

 

(*) Miembro de la Asociación Argentina de Abogadas/dos Ambientalistas y del Colectivo de Acción por la Justicia Ecosocial (CAJE)

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

JJ.OO.: una carrera contrarreloj para demostrar que el Sena no está contaminado

La alcaldesa de la capital francesa nadó en el río para intentar convencer que está …