Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Entrevistas » "Sin política nos estaríamos degollando entre nosotros" (2006)
VEINTE AÑOS DE EL MIÉRCOLES

"Sin política nos estaríamos degollando entre nosotros" (2006)

Esta entrevista fue publicada en el número 198 de El Miércoles, en ocasión de la presentación de Jaime Roos en la Fiesta del Campamentista de San José. Allí, el reconocido músico montevideano fue el número musical principal del evento y conversó con el periodismo. Ante la prensa, no esquivó ningún tema, ni siquiera el de las papeleras, conflicto en auge en ese momento entre ambas orillas.

El miércoles 18 de enero de 2006 (más de 14 años atrás) la tapa del semanario de papel abordaba la urgencia de la concreción de la Autovía sobre la Ruta 14, ante las repetidas tragedias que se producían sobre la carpeta asfáltica de dos manos, y las demoras por maniobras de las empresas constructoras y desmanejos políticos. También se ponía a disposición de los lectores esta nota protagonizada por el multifacético Roos en la vecina ciudad. Durante el diálogo, no ahorró opiniones sobre todos los temas por los que fue consultado, incluso sobre las papeleras.

Así, compartiendo con nuestros lectores algunas de las más relevantes notas publicadas durante dos décadas, celebramos los 20 años de Miércoles, que se cumplen en este 2020.

 

------

 

EL AUTOR DE BRINDIS POR PIERROT HABLA DE TODO, INCLUSO DE LAS PAPELERAS

 

«Sin política nos estaríamos degollando entre nosotros»

 

El sábado pasado estuvo en San José, como número principal de la Fiesta del Campamentista que organiza esa ciudad. Llegó de mañana, y le contaron acerca de las idas y venidas del clima, que obligaron a mudar el escenario y dejar afuera a los ilusionados uruguayenses de Visión, ya que en el Club San José, donde finalmente se hizo, no había forma de montar dos escenarios. Jaime Roos dio muestras de cómo actúa un grande de verdad: «A mal tiempo buena cara. ¿Cómo van a dejarlos afuera? Díganles que vengan, nos organizamos y que toquen», dijo el creador de ‘Durazno y Convención’. Antes de la actuación, Roos contestó todas y cada una de las preguntas de los cronistas presentes (incluso las que dijo que preferiría no contestar) y no evitó el tema del momento. Sin embargo, instó a que «nada, ni las papeleras ni nuestros gobiernos, rompan la hermandad de argentinos y uruguayos», planteó a su modo la necesidad de que los dos presidentes se reúnan a resolver específicamente el problema y arengó a no desentenderse de la política. En otro orden, definió al Quinteto Real de Horacio Salgán como «los Rollings Stones de la música rioplatense», dijo que le gustaría hacer algo con Luis Alberto Spinetta («el músico de rock que más me ha conmovido»), reivindicó a Adriana Varela como la mejor voz tanguera de la actualidad y a Mercedes Sosa como «la voz de la Patria Latinoamericana» y hasta dijo que, en el Mundial, estará alentando a la Argentina. Un resumen de los principales conceptos de un músico que no sólo habla sobre el escenario.

 

Por AMÉRICO SCHVARTZMAN

Fotos de VALENTÍN BISOGNI y MARTÍN BIANCHI

 

«Los entrerrianos conocen mi música y me han hecho sentir siempre su respeto y amor, estuve en varias ciudades y siempre recibí una corriente de amor muy grande y también un gran respeto por las canciones incluidas en mi repertorio. La expectativa que tengo para hoy es la que tengo siempre: que toquemos bien nosotros», arranca Jaime Roos, con su voz profunda. En la conferencia de prensa hay varios medios de la zona, algún que otro curioso, y el que lo flanquea es su anfitrión, el polémico intendente de Villa San José, Eduardo Jourdan –a quien le agradeció varias veces la forma en que fue recibido. Vale aclarar que sólo se consignan las preguntas que realizó el cronista de este semanario, y que se intercalaron algunas declaraciones que realizó durante el recital.

 

DICEN QUE ANDO SOLO

«Yo escribo en un cuaderno, a la antigua. Un grabador, un cuaderno y la guitarra: es todo lo que necesito. Para los que hacemos canciones el lugar de creación es cualquiera, las 24 horas del día. El que debe descubrir cosas e ideas, está trabajando todo el tiempo inconscientemente. Yo vivo muy cerca de donde nací –en la Ciudad Vieja– a seis o siete cuadras de allí. Trabajo mucho en mi casa y también tengo una pequeña casa cerca del balneario, y estas canciones son esencialmente creadas en estos momentos. En el otoño pasado, por ejemplo, redondeé todo el repertorio del disco en mi casa de La Floresta. Solo y en otoño. La soledad a veces es necesaria para poder crear. Se necesita máxima concentración para poder atrapar una idea de la manera en que uno la siente; la soledad es amiga de la concentración».

«El fútbol no es un deporte, es mucho más: es religión, arte, fábula. Creo haber sido, por lo menos de mi generación, el primero que empezó a hacer canciones relacionadas con el fútbol, directa o indirectamente a través de la metáfora futbolera».

ESTA NOCHE ES DE RECUERDOS

Mi forma de hacer canciones no cambió desde la primera hasta ahora. Todos los días pasan cosas en el mundo, pero en el colectivo también pasan cosas. En el lugar o en el momento más cotidiano puede encontrarse una tragedia, una historia épica, uno puede maravillarse con los pequeños gestos de bondad dentro de un colectivo, o puede tener un ataque de ira al ver la miseria humana. Yo creo que estamos rodeados; justamente uno de mis discos (de 1992) tiene ese nombre. En aquel momento dije «estamos perdiendo, los que queremos un mundo un poquito más lindo y justo». Pero no estamos perdidos. Y estamos rodeados, pero somos unos cuantos. No dije «estoy rodeado»... Cuando escribo hablo de mí, porque creo que la mejor manera de hablar por los demás es cuando uno habla de sí mismo. Y más aún cuando uno siente que es una persona promedio, que ha vivido y vive las cosas más o menos como todos, que se emociona, ríe y llora por las mismas cosas. Yo busco un idioma artístico que me permita compartir cosas con pibes de 18 años o con «pibes» más veteranos de 60, con un mismo lenguaje musical. Si una canción me gusta y habla de mis pesares, es la única forma de que le pueda gustar a otra persona. Si no, uno haría más marketing: «esta canción funcionó, ésta no, en ésta hay que aplicar la fórmula siguiente, la gente se enganchó con tal cosa». En mi caso no es así, nunca lo fue.

 

DALE MÁS PIOLA QUE LLEGA HASTA EL SOL

Uno escribe canciones y éstas se mandan solas por la vida, y hay canciones que las siento como si fueran hijas mías. Yo no soy las canciones, tampoco soy el de la tapa del disco; yo tengo muchos más claroscuros que las canciones... yo tengo muchos más defectos, muchos más problemas, y las canciones quizá sean lo mejor de mí. Pero siempre que las termino y las grabo tengo la misma sensación: pájaros que se largan a volar por sí solos y que pasan a pertenecer a la persona que la escucha y que gusta de ellas; ahí tiene el derecho de decir «esta canción es mía». Al igual que a mí me pasa con canciones de otros artistas. Entonces cuando pasan cosas así no puedo evitar emocionarme porque soy hincha de mis canciones y las quiero.

«Ustedes son mis hermanos, ¡qué joder! No dejemos que nada rompa esta hermandad»

LAS BOMBITAS AMARILLAS

La murga en Montevideo perdió aquella cosa barrial, ese contacto con los lugares chicos. Antes la audiencia era a lo sumo de 60 personas y ahora son enormes, tres o cuatro mil personas. Mucho profesionalismo, todos con luces y amplificadores, pero con menor cantidad de tablados que ahora son más grandes por cuestiones económicas. Pero la magia del escenario con respecto a la audiencia tiene un carácter de todas formas artesanal, y –desde el punto de vista artístico– símil amateur, la gente se suma al carnaval, y es por alegría general y no por el dinero que vayan a ganar. Aún sigue esa relación cercana con la audiencia, entonces todavía el murguista puede mirar a la señorita que le sonríe, bajar del escenario para chamuyarla un poquito...

 

PELOTA AL MEDIO

El fútbol no es un deporte, es mucho más: es religión, arte, fábula. Creo haber sido, por lo menos de mi generación, el primero que empezó a hacer canciones relacionadas con el fútbol, directa o indirectamente a través de la metáfora futbolera; porque una cosa es cantar «Vamo’ arriba la celeste» y otra cosa es el recitado de ‘Brindis por Pierrot’, que no habla sólo de fútbol: está hablando de una sensación escéptica o dramática de lo que es la vida, y dicha por ese personaje que ha sido muy castigado por ella. Directa o indirectamente tengo muchas canciones relacionadas con el fútbol, y no porque yo sea especialmente futbolero, es que en el Río de la Plata la mayoría de los tipos que me encuentro son una enciclopedia ambulante de fútbol... Impresionante. Para cualquier europeo inclusive. Nosotros sabemos mucho más de historia, de jugadores. A mí siempre me llamó la atención que los músicos no incluyeran canciones relacionadas con el fútbol, porque nosotros hablamos en fútbol cuando hablamos de política, cuando hablamos de amor, siempre con alegorías futboleras, utilizando frases cortitas pero que tengan que ver con el fútbol. E insisto: qué raro que otros músicos o cantantes no lo utilicen.

 

ESTUDIANDO EL ENSAYO

Sé que usted tenía una expectativa favorable respecto al nuevo gobierno del Uruguay. ¿Se cumplió lo que esperaba, aún está expectante de lo que pueda llegar a suceder?

Estoy expectante. Voy a sacar conclusión de este gobierno, al margen de las muy buenas y muy malas cosas que hayan pasado –porque ha pasado de todo–, un año antes de las próximas elecciones. Al cuarto año de gobierno voy a empezar a concluir algo, puesto que es un gobierno nuevo. Pero no nuevo porque ha sido elegido hace menos de un año, sino porque es nuevo históricamente. Es como una planta que tiene una raíz corta, apenas está formándose la estructura del Estado para poder gobernar. Así que más allá de que esté o no de acuerdo con este gobierno, más por una cuestión de caballerosidad te diría que hay que esperar a ver qué es lo que pasa.

«Y lo que le diría a cualquier joven es: ‘Sé sincero contigo mismo. Tocá lo que tengas adentro, no toques para los demás, tocá para vos mismo’. Si hablás con tu propio idioma tenés más chance de que te entiendan afuera de tu país».

 

LAS NOSTALGIAS NOS AYUDAN A ANDAR

A nivel masivo no he entrado en otros países. Donde soy más conocido es en la Argentina... Y lo que le diría a cualquier joven es: «Sé sincero contigo mismo. Tocá lo que tengas adentro, no toques para los demás, tocá para vos mismo». Si hablás con tu propio idioma tenés más chance de que te entiendan afuera de tu país. Porque si hablás con el idioma de fuera de tu país no te van a entender afuera de tu país. Hoy todo el mundo goza del reggae, una música que hoy por hoy es universal. Pero si a Bob Marley no se le hubiese ocurrido hacer la música de su propia tierra no conoceríamos el reggae y no le hubiese ido tan bien ni a él ni al estilo. La identidad cultural es muy importante, el lenguaje musical es muy importante. Yo toqué mucho jazz y rock n’ roll toda mi vida, creo que hay saber manejar todos los instrumentos y estilos, pero hay que saber tocar rock n’ roll, sí o sí. Es muy bueno conocer las raíces, la identidad, y no como religión patriotera, no; sino como síntoma de inteligencia, de saber qué es lo que uno mejor hace, qué es lo que uno domina, que, como dijo Tolstoi, si pintas tu aldea pintarás el mundo. Esa es mi opinión, y no consejo, para los jóvenes.

 

LOS SENTIMIENTOS SEÑALAN AL SUR

Me gusta toda la buena música del mundo. Hoy puedo escuchar un disco grabado hace 40 años. Hace un mes escuchaba con mi hijo hip hop del mejor; del que él dice que es el mejor. Dos días atrás estaba escuchando Mozart. Y ayer estaba oyendo a Jimmy Hendrix, el mejor guitarrista de todos los tiempos. Del rock, no. También escucho mucho folklore, el folklore argentino me gusta mucho, me parece riquísimo. También me gusta mucho el tango, creo que el Quinteto Real son los Rolling Stones de la Argentina. Salgán y sus muchachos... Adriana Varela, que es muy amiga mía. Creo además que los buenos músicos siempre se hermanan, se admiran, se aprecian, se escuchan.

«La política es importante, sin política nos estaríamos degollando entre nosotros. Hay que pensar, hay que interesarse».

Usted ha trabajado con muchos artistas argentinos... ¿Con quién se quedó con ganas de juntarse artísticamente?

(Piensa unos segundos) Tuve la suerte de poder trabajar con grandes tangueros produciendo el disco Cuando el río suena de Adriana Varela. Grandes como Leopoldo Federico, Marconi, Juanjo Domínguez que es un capo, y me quedé con ganas de trabajar con Salgán. Te estoy hablando de ilusiones porque ¿te creés que me va a dar bolilla a mí? Pero no importa (risas). También me quedé con ganas de trabajar con el Gato Barbieri, un gran saxofonista argentino. Tuve la suerte de trabajar con Mercedes Sosa, para mí la voz de la tierra latinoamericana y creo que nadie tiene dudas acerca de eso. Ella grabó en un disco mío la versión de ‘Si me voy antes que vos’ y tenemos una gran amistad. Y hablando de tango, para mí Adriana Varela es la mejor cantante del género hoy en día. Y en lo que a rock se refiere, siempre tuve ganas de hacer algo con Spinetta. Es el músico de rock argentino que más me ha emocionado a lo largo de los años.

Al finalizar la conferencia de prensa, se acercó Laura Lepratti, hermana de Pocho, y le obsequió una remera al autor de ‘Adiós Juventud’. El músico agradeció y manifestó estar al tanto de todo. «Me dejás muy emocionado», le dijo Jaime.

LA POSTA HUMANISTA

Roos nació en 1953. Su música fusiona rock, candombe, milonga y murga, interpretando el sonido de Montevideo, a la que definió como nadie a través de su trabajo. Reconocido hincha de Defensor Sporting, a cuyo primer campeonato dedicara Cometa de la Farola («Con la violeta se fue mi amor...»). Su obra está impregnada de señales que vinculan a la vez todas sus pasiones: el fútbol, el carnaval, el rock. Como nadie en el Río de la Plata, Jaime Roos hizo poesía con el fútbol, aludiendo a la vida: «Te largan a la cancha sin preguntarte si querés entrar. Y, por si fuera poco, de golero (arquero). Toda una vida tapando agujeros. Y si en una de esas salís bueno... ¡se tiran al suelo y te cobran penal!». También canta por ahí: «Hay tradiciones que están más muertas que un faraón»... Pero hay otras sobre las que debe pararse cualquiera que pretenda proyectarse hacia algún lado: «Mi lenguaje se apoya en la tradición y mi música es de este siglo. Y no tengo una visión nostálgica ni idealizada del pasado. Sería un error decir que todo tiempo pasado fue mejor. Pero sería un error decir que el pasado es una basura como muchas corrientes posmodernas han hecho. Yo creo en el espíritu humano, en la posta humanista. Por eso creo que a una orilla y otra del Río de la Plata se juegan más o menos las mismas pasiones, las mismas mediocridades y los mismos desencuentros».

«Yo creo en el espíritu humano, en la posta humanista. Por eso creo que a una orilla y otra del Río de la Plata se juegan más o menos las mismas pasiones, las mismas mediocridades y los mismos desencuentros».

CONTRASEÑA Y RETIRADA

A lo largo del recital Roos habló bastante, en la medida en que el fervoroso público lo dejaba. Cuando el público coreó un rotundo No a las papeleras el músico optó por no hacerse el distraído y dejar sentada su posición. Entonces se produjo un singular diálogo con la gente presente:

¿Ustedes quieren saber lo que dice hoy la prensa de las papeleras?

(El público): Síii.

Que estamos todos volviéndonos locos con las papeleras porque, para empezar, es absolutamente angustiante, es complejo desde el punto de vista ambiental. O sea, eso tal vez sea el primer límite. Pero resulta...

(El público amaga con empezar ‘Olé olé olé’)

No, no me vengas con «Olé olé», callate la boca por favor. Después el problema es económico y es político. Entonces, yo les digo una cosa: Ustedes tienen su querido presidente y nosotros tenemos nuestro querido presidente... ¿Ustedes creen que ellos se reunieron para hablar de esto?

(El público, o parte de él): Síii.

¡No!

(El público, o parte de él, insiste): ¡Síii!

¡No! Y yo toco la guitarra, ¿qué me voy a poner a hablarles a ustedes de esto? ¿Tá? O sea... ¡por favor!

(El público: aplausos, silbidos, y seguramente algo de confusión)

Nos hace mal a todos...

(El público: ahora sí aplausos, enardecido)

Quisiera hacer una canción, la que canté más veces en mi vida... (a alguien del público) ¡No me grites así hermano, que si no, no puedo, no me entiendo. Porque estoy medio sordo ¿viste? Es la edad... Ya sé que estamos en desacuerdo... y yo soy de Montevideo, yo qué sé... Ustedes son mis hermanos, ¡qué joder! No dejemos que nada rompa esta hermandad.

(Más aplausos)

Después pidió que no se interpretara «que yo estoy diciendo que no me interesa la política o que no hay que interesarse en ella. La política es importante, sin política nos estaríamos degollando entre nosotros. Hay que pensar, hay que interesarse». Una pequeña lección de educación ciudadana a cargo del uruguayo.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Bartolito tiene una escuela

En el sur de Entre Ríos, en el departamento de Gualeguaychú, una escuela de jornada …