BNA
Inicio » Cooperativismo » Sobra pescado, pero no hay plata

Sobra pescado, pero no hay plata

Han bajado los precios hasta la mitad.

La Cooperativa de Trabajo de Pescadores Unidos de Benito Legerén Ltda., es una referencia en el mundo de la pesca artesanal en esa zona de la geografía entrerriana del departamento Concordia.

En octubre de 2023 una nota de El Portal de las Cooperativas reflejó las consecuencias que sufrían por la bajante del río Uruguay.

Hoy el panorama es totalmente a la inversa. Los caudales de agua por las lluvias en la zona sur del Brasil afectan de manera colosal al río Uruguay, y sobra agua y también pescados, pero el contexto económico de la Argentina empeoró ostensiblemente con los ajustes llevados a cabo por el Gobierno central.

“Pescado hay muchísimo, pero están yendo una o dos veces por semana porque no tenemos ventas,está muy difícil poder vender, hemos bajado precios pero no hay caso”, resume su presidenta Sonia Pais.

“Los gurises traen sus pescados pero los cobran en cómodas cuotas,lo poco que podemos vender lo repartimos un poquito para cada uno”, amplió.

Argumenta que a principios de año empezó fuertemente a notarse la baja cuando se dispararon los precios, y los combustibles.

Los precios de los pescados se ajustaron hasta casi el 50%.

“Lo que más sale es el filet de boga o de tararira, que antes estaba 7 mil pesos el kilo, ahora está 5 mil. El sábalo es más barato estaba 3500 y ahora sale 2500, lo mismo que el patí,manguruyú”, detalló.

De todas las especies hacen filet.

Otra consecuencia de la creciente es que sobran dorados, “todo el mundo tiene y no podemos vender nada. Hay mucha competencia. El dorado tiene veda de septiembre a enero por eso también aprovechan a stockearse”, contó.

Lo que hacen con el pez

Una vez que sacan los pescados del río lo llevan la sala para el proceso de elaboración, donde lo filetean, despinan y guardan en la cámara, previo embalado en paquetes de 10 kilos. Sellado puede durar entre 6 y 7 meses; si lo hacen al vacío sacando el aire, pueden durar un año y medio.

Además de la venta al público en la ciudad misma, mayormente les compra gente que va de paseo a Concordia de diferentes partes del país,quienes se llevan en grandes cantidades.

También hacen envíos a algunos restaurantes de Buenos Aires por medio de un transporte que pagan porque el camión que tienen no puede salir de la provincia,en estos tiempos están gestionando ese permiso.

También contó que se han hecho muchos microemprendimientos de pescados “y nos ganaron mucho terreno,la Municipalidad le da prioridad a una familia que ponga su puesto en las plazas. Cuando empezamos teníamos un punto fijo frente a la Facultad de Alimentos y ahora hay otra familia. Nos han invitado a ir,pero no vamos a ir a estar haciendo competencia con otros grupos,preferimos quedarnos a seguir trabajando en la zona y atendiendo a nuestros clientes que todavía son fieles”, relató.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

No tener casa propia es su talón de Aquiles

Se quedaron sin el techo que los albergaba. Su principal objetivo es conseguir uno propio. …