BNA
Inicio » Cooperativismo » Una buena: de la mano de sus trabajadores volvió Cotapa

Una buena: de la mano de sus trabajadores volvió Cotapa

Más de medio siglo después de su surgimiento como cooperativa láctea, y luego de la quiebra, el desguace y el abandono, la Cooperativa de Tamberos Paraná (Cotapa) está en un camino de recuperación, ahora en mano de sus trabajadores que conformaron una cooperativa de trabajo.

Volver a producir

En marzo de 2022, luego de que le cortaran la luz y cerrara sus puertas del peor modo, los empleados de Cotapa consiguieron un acuerdo con sus antiguos dueños que les permitiera utilizar las instalaciones de la fábrica, ubicada en Avenida Almafuerte, e iniciar un lento proceso de producción: primero trabajaron para terceros, pero después, reinvirtieron, pusieron a punto las máquinas, incorporaron tecnología, contrataron un ingeniero en alimentos y ya producen leche larga vida y leche en polvo en envases de 800 gramos.

Los trabajadores ya piensan en septiembre como el mes para volver a producir yogures y leche en sachet, con el antiguo logo de Cotapa. También prevén en breve abrir el clásico local de venta directa en la misma planta láctea.

“Estamos trabajando desde marzo de 2022. Pero como cooperativa de trabajadores empezamos el 1º de enero de este año. Arrancamos haciendo servicios para terceros hasta que después de una negociación conseguimos la autorización para empezar a producir leche larga vida y leche en polvo, que ya están en el mercado. Desde 2022 45 asociados estamos trabajando en la cooperativa”, anuncia Carlos Strada, presidente de la Cooperativa Cotapa.

Resolución judicial

En noviembre último, la Justicia dictó la quiebra de la Cooperativa Tambera Paraná (Cotapa) Limitada, y además decretó la inhibición general de bienes y prohibió la salida del país a los miembros de la sociedad quebrada, entre ellos Juan Carlos Acevedo Díaz.

Cotapa, que estaba en concurso preventivo, ingresó en una etapa crítica que derivó en el estado de cesación de pagos. En una resolución que firmó el 24 de octubre de 2022 el titular del Juzgado Civil y Comercial Nº 9, Ángel Moia, se destaca que «el estado de cesación de pagos se exterioriza por múltiples y variados signos, directos e indirectos, los que de modo enunciativo enumera el artículo 79 de la Ley de Concursos y Quiebras, careciendo todos ellos, individualmente considerados, de valor absoluto, pues se trata de meros indicios legales».

«Esta valoración se realiza en los términos de una quiebra directa, sin perjuicio de la puesta en conocimiento del resto de los acreedores que participaron del concurso preventivo concomitante. De ahí que se abra un período común de verificación de créditos para todos los acreedores de causa o título anterior, con independencia de su insinuación en aquel proceso», señala el magistrado.

Moia señala en su resolución que los «elementos de convicción reunidos en la causa resultan suficiente para tener por cumplida la exigencia» de la ley que se traducen en «una presunción grave, precisa y concordante, formando mi convicción, que la deudora se encuentra inmersa en un estado generalizado de impotencia patrimonial. Esto justificó el traslado corrido, cumpliéndose las veces del emplazamiento establecido por la ley concursal».

En la resolución, el juez consideró «que se han acreditado suficiente e inequívocamente los signos de la insolvencia de la deudora, a través de la prueba arrimada y que resultan necesarios para la declaración de falencia». Y por tanto «corresponde se declare la quiebra pedida por los acreedores».

Los pasos recorridos y lo que viene

La idea de los trabajadores fue lanzar rápidamente productos al mercado pero se encontraron con una planta casi desmantelado y con equipos obsoletos. “Queríamos empezar con refrigerados en el verano pasado, pero no se pudo porque nos encontramos con las máquinas rotas, y hubo mucho tiempo de desinversión que nos jugó en contra. Nos encontramos con un escenario bastante complicado en cuanto a los `fierros`», dice el presidente de la Cooperativa de Trabajadores de Cotapa.

“Esta marca es un emblema de la ciudad, es parte de su historia. Todos los paranaenses tienen un recuerdo ligado a estos productos. Es una tradición en la mesa, incluso de gran parte del país. Por ese motivo y porque es nuestra fuente de trabajo, asumimos el desafío de recuperar la fábrica. Hoy estamos elaborando productos lácteos con la calidad que siempre caracterizó a Cotapa”, destacó Strada.

Por su parte, Fabián Russian, jefe de Producción con 36 años de antigüedad en el puesto, comentó acerca de los desafíos que enfrentaron: “El camino no ha sido fácil. Pusimos en marcha las máquinas, lo que implicó realizar muchas reparaciones y, poco a poco, hemos invertido en nueva maquinaria para mejorar nuestra producción. Contamos con la experiencia productiva y la capacidad de trabajo para llevarlo adelante”.

Respecto de los productos, los exempleados de Cotapa, ahora asociados en cooperativa, vienen produciendo leche larga vida y leche en polvo. Recientemente, incorporaron leche fluida en sachet, yogurt bebible de frutilla y vainilla, y crema en presentación de 5 litros.

Los productos se están comercializando a Santa Fe, el interior de la provincia de Entre Ríos, Chaco y Misiones. Uno de los objetivos para el corto y mediano plazo es reactivar el circuito comercial en Paraná.

En relación a los envases, los trabajadores aclararon que los consumidores encontrarán en las góndolas productos con ambos logos, el logo tradicional de Cotapa con el óvalo verde y el logo que había incorporado la última gestión con la vaquita. Si bien la intención de los cooperativistas es quedarse con el logo tradicional, hasta que puedan reemplazarlo en todos los envases, habrá una convivencia de ambas identidades marcarias en las góndolas.

Los trabajadores han realizado diversas inversiones para mejorar la infraestructura de la fábrica. En primer lugar, se llevaron a cabo reparaciones en los compresores de frío, los bancos de frío y ambas calderas. Además, se adquirieron un sampie y una zorra eléctrica para facilitar el transporte interno.

En los próximos 30 días, se espera la entrega de una estrichadora automática que agilizará ciertos procesos. Además, se instaló un autoelevador en el área de Leche en Polvo para mejorar las tareas de carga y descarga.

Asimismo, están a la espera de una respuesta por parte de la firma Tetra Pak para llevar a cabo una inversión muy significativa: la compra de una máquina de envasado de larga vida, que se está utilizando actualmente y que fue adquirida por la gestión anterior, pero, según la firma, nunca fue abonada. Se trata de una máquina de vital importancia para la principal actividad productiva de Cotapa, que es el envasado de leche larga vida.

Por último, los trabajadores agradecieron a proveedores, productores y clientes por depositar su confianza y acompañarlos en este renacimiento productivo. De igual manera, destacaron el acompañamiento del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social. Cooperativas y Mutuales (InaeS) y del Instituto de Promoción de Cooperativas y Mutualidades.

Fuente: Entre Ríos Ahora

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Piensan en buscar alternativas para subsistir

Asegura que si no tienen apoyo estatal seguirán “trabajando de forma particular con nuestras producciones”. …