Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Cultura » Una lagrimita por el padre Casaldáliga

Una lagrimita por el padre Casaldáliga

Murió este sábado el padre Pedro Casaldáliga, cura, poeta, escritor y luchador incansable por los derechos de los pueblos originarios y por el ambiente. (Ver más en este link).

Por A.S. de EL MIÉRCOLES DIGITAL

Autor de "Una iglesia de la Amazonía en conflicto con el latifundio y la marginación social" (el texto que leyó cuando fue ordenado obispo), entre muchas otras acciones que lo hicieron conocido como 'el obispo de los olvidados'.
Pionero de una mirada ambiental y humanista a la vez, del padre Pedro inmortalizó Galeano la siguiente anécdota: "Un viejo proverbio enseña que mejor que dar pescado es enseñar a pescar.

El obispo Pedro Casaldáliga, que no nació en América pero la conoce por dentro, dice que sí, que eso está muy bien, muy buena idea, pero ¿qué pasa si nos envenenan el río? ¿O si alguien compra el río, que era de todos, y nos prohíbe pescar?".

Casaldáliga es un emblema en muchos sentidos: un eurodescendiente ilustrado, formado en una familia de élite en España, miembro de una clase social y de una institución que hicieron mucho pero mucho daño en AbyaYala, y que sin embargo asume como vocación de vida la lucha en defensa de las principales víctimas históricas de los sectores de los que provenía.

Casaldáliga es un ejemplo invaluable de que los seres humanos podemos ser mucho mejores de lo que han sido nuestros ancestros. Aquí comparto, además, un soneto de este hombre ejemplar, en donde define su paraíso. Hasta siempre, dom Pedro.

No anhelamos comer la fruta vana.
Hijos de barro y libertad, nosotros,
en la común desolación humana,
no queremos ser dioses, sino otros.
Queremos ser y hacer hijos y hermanos
sobre la tierra madre compartida,
sin lucros y sin deudas en las manos,
sueltos los ríos claros de la vida.
Libres de querubines y de espadas,
queremos conjugar nuestras miradas,
todos iguales en el nuevo edén.
Y en los silencios de la tarde honda
sentir Tu paso amigo por la fronda
y el aire de Tu boca en nuestra sien.
Pedro Casaldáliga ("Sonetos neobíblicos.." 1996).

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

«¿46 mil? No sé, puede ser más, puede ser menos» (2001)

En esta nota del 23 de mayo de 2001, en el semanario El Miércoles se …