BNA
Inicio » Novedades » Uruguayense radicado en Neuquén fue condenado por abuso de menores

Uruguayense radicado en Neuquén fue condenado por abuso de menores

Las víctimas, menores en el momento de los abusos, son del norte neuquino. Se trata de Sergio Rogatky, ex vicepresidente de la Federación de Atletismo de Neuquén, quien es oriundo de Concepción del Uruguay.

Notas relacionadas:

Abuso en Regatas: denunciaron a Quinodoz ante la justicia

“Nos hermanamos para encarar las denuncias sin revictimizar a las víctimas”

 

(*) Por GUILLERMO ELÍA

Sergio Rogatky (61), ex entrenador de los seleccionados neuquinos que participan en los juegos Epade y de la Araucanía, fue condenado por abusar sexualmente entre 2003 y 2014 de cinco atletas neuquinas de alto rendimiento. Los abusos ocurrieron cuando las chicas eran menores de edad. La Justicia lo encontró culpable y fue condenado a seis años de prisión. Actualmente está cumpliendo la pena en la cárcel de Zapala.

Por eso, cuando llegaron las denuncias hubo un impacto muy grande en la comunidad y en el mundo deportivo neuquino, ya que Rogatky llegó a ser vicepresidente de la Federación Neuquina de Atletismo, hasta que aparecieron las denuncias en 2015.

En su faz predatoria, el profesor abusó de las jóvenes en el polideportivo de Chos Malal y cuando este estuvo en refacciones en una chacra lindante. Además, los abusos se repitieron en un gimnasio de la localidad donde las atletas concurrían a realizar fortalecimiento muscular.

Incluso, en el Fiat Palio Adventure que tenía Rogatky casi todas sufrieron manoseos en sus zonas genitales y hasta las besó en la boca por la fuerza. Estas situaciones se daban cuando el profesor llevaba a Chos Malal a alguna de las chicas tras una competencia. Así lo padeció una joven al regreso de un evento en La Pampa: el hombre la manoseó en repetidas veces a pesar de la resistencia y la negativa de ella.

Otras chicas que vivían en parajes cercanos a Chos Malal también lo sufrieron. De los relatos surge que Rogatky sacaba el vehículo de la ruta, se metía por un camino de tierra, paraba, las manoseaba y las besaba por la fuerza.

Las víctimas resistían pero siempre con el temor de que el profesor las dejara tiradas en pleno campo o que luego les frustrara sus carreras deportivas.

 

(*) Nota publicada en el sitio de lmneuquen.com (policiales@lmneuquen.com.ar).

Ilustraciones: lmneuquen.com

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El Estado argentino procura una “solución amistosa” con la familia Schiavo y reconoce que se incumplió el derecho de acceso a la justicia

A raíz de las actuaciones de la familia Schiavo ante la Comisión Interamericana de Derechos …