Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » La Región » “El Uruguay no es un río”: las playas de la región superan los valores “tolerables”
"Se colocará cartelería indicativa en el Balneario Itapé señalando que sus aguas no son aptas para el uso recreativo. Estos análisis corresponden todo a lo bacteorológico”, indicaron desde la Municipalidad local.
LAS PLAYAS URUGUAYENSES SON LAS MENOS AFECTADAS

“El Uruguay no es un río”: las playas de la región superan los valores “tolerables”

Un estudio de la CARU con fecha del 20 de diciembre arroja datos que desbordan lo tolerable en distintos balnearios de ambas márgenes del río. En algunos lugares, hay 30 veces más de los indicadores admitidos. La inacción de décadas en relación con los efluentes cloacales de las ciudades empieza a explotar en el peor momento: cuando arranca la temporada veraniega. Gualeguaychú, que cuenta con una planta propia de tratamiento de efluentes cloacales, presenta los mejores indicadores en su playa Ñandubaysal.

 

“El Uruguay no es un río”, cantó Anibal Sampayo. Pero no se refería a esta noticia, que cayó como una cachetada en el inicio de la temporada de verano en la costa de ese río que era como “un cielo azul que viaja”. Varios años después, de regreso del exilio en Suecia, el mismo Sampayo señaló con dolor en una entrevista: “Lo están transformando en una cloaca a cielo abierto”.

En efecto, las ciudades de ambas márgenes nunca abordaron la cuestión de los efluentes cloacales (salvo honrosas excepciones, que lo intentaron con dificultades) y el resultado empieza a estallar cuando menos “conviene”: en el inicio de la temporada 2018-2019 la CARU acaba de dar a conocer un flamante informe (Hacer click para acceder al documento completo) que produce conmoción pero no tiene nada de novedoso: las muestras superan los valores permitidos, es decir los considerados “tolerables” para la salud humana.

La Comisión Administradora del Río Uruguay dio a conocer su informe sobre el estado de las playas argentinas y uruguayas sobre el río, con fecha del 20 de diciembre pasado. El relevamiento pone el foco en cuatro indicadores:

  • los Coliformes fecales, que no deben exceder una media logarítmica de 200 UFC / 100 ml;
  • la bacteria Escherichia coli, cuya media geométrica no debe superar los 126 UFC / 100 ml;
  • los Enterococos, que no deben sobrepasar los 33 UFC / 100 ml;
  • y, por último, las floraciones algales.

La playa que sale peor parada en la margen argentina es Puerto Yeruá, en Concordia. Allí, los coliformes y la Escherichia coli cuadruplican lo tolerable, al ubicarse en 823 y 401 respectivamente. Más grave aún resulta la presencia de Enterococos, que ascienden a 1125 cuando lo permitido son apenas 33.

Del lado uruguayo, los peores indicadores aparecen en la playa Las Cañas, de Fray Bentos, donde los coliformes fecales trepan hasta 1218 y la bacteria Escherichia coli se ubica en 645. Volviendo al lado argentino, Colón también exhibe valores elevados en el Balneario Santiago Inkier, con 556 coliformes fecales, que más que duplica lo normal; 232 en Escherichia coli cuando lo tolerable es 126, y 40 enterococos -lo normal es 33-. También San José excede los estándares, con 481 coliformes fecales, 238 de Escherichia coli y 57 enterococos.

Las playas concordienses Los Sauces y Nebel exhiben parámetros normales tanto en coliformes fecales como en la bacteria escherichia coli, pero sobrepasan la cantidad de enterococos. La primera registra 295 y la segunda 187, ambos valores por encima de los 33 tolerables.

Por el lado de las playas de Concepción del Uruguay, la situación no está tan comprometida como en las playas de Colón o San José: Banco Pelay tiene valores de 303 en Coliformes fecales; 57 de Escherichia coli, 51 de Enterococos, y en vigilancia por floraciones algales.

Los datos de Banco Pelay en el informe de CARU.

En el caso de Gualeguaychú, la playa del Ñandubaysal es la que muestra los mejores valores de todo el informe, en promedio: 36, 13 y 37 respectivamente, cuando los valores máximos admisibles son de 200, 126 y 33. Solo en el caso de Enterococos está por encima de los indicadores aceptables. Hay que recordar que es la unica ciudad de la costa entrerriana que afrontó el tratamiento de sus efluentes cloacales.

No es nuevo el reclamo de que las ciudades dejen de volcar sus efluentes cloacales crudos al río que tanto se dice querer proteger. Al menos desde hace tres décadas hay proyectos e iniciativas que lo vienen planteando, sin éxito. Aunque desde los ámbitos oficiales se han anunciado planes en ese sentido en los últimos tiempos, han sido escasos los avances (ver más información aquí: Siguen buscando financiación para el saneamiento del río)

 

 

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Seguirán las lluvias en la zona

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) emitió esta mañana un aviso a corto plazo por lluvias …