Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Entrevistas » Luis Cerrudo dejará el Palacio San José con cuestionamientos al Ministro de Cultura de La Nación

Luis Cerrudo dejará el Palacio San José con cuestionamientos al Ministro de Cultura de La Nación

Aproximadamente después de la mitad del 2018 estaría cesando su actividad frente al Palacio San José, cargo al que llegó por concurso en 1997, ante la intención del Gobierno Nacional de que ese lugar vuelva a concursarse. Por eso asegura que renunciará y no peleará por defenderlo porque desconfía del reglamento del nuevo concurso “porque la última decisión la tendrá el Ministro de Cultura de la Nación”, Pablo Avelluto, a quién lo señala con intenciones de “desperonizar” su área. Sobre el futuro aseguró que apuntará a la docencia y descartó chances de candidatearse para cargos políticos en el 2019 tras los intentos del 2011.

 

Por JORGE RUBÉN DÍAZ

 

“El 20 de junio en una entrevista en el Palacio San José con Américo Castilla, que era secretario de Patrimonio Cultural de la nueva gestión, dentro de los lineamientos que pensaba establecer para el área de los museos, me dice que se hará una convocatoria a concursos de direcciones, que serán públicas y abiertas” dijo de entrada a El Miércoles Digital para empezar a explicar los motivos de su anunciado alejamiento.

Según su testimonio, Cerrudo le recordó que la Dirección del Palacio San José había sido concursada en 1997, tras concurso por oposición, antecedentes y abierto convocado por la Secretaría de Cultura de la Nación y que él lo ganó.

Además detalló que en aquella oportunidad cinco museos estaban sin direcciones porque sus directores se habían jubilado a fines de 1996, y y que actualmente de esos cinco, cuatro estaban otra vez vacantes porque los directores electos en su momento se habían jubilado o se habían ido, pero que en el caso del Palacio San José era el único que seguía sosteniendo un cargo concursado. Cerrudo contó que después del año 97 hubo una segunda convocatoria para concursar que finalmente no terminó de concretarse.

Volviendo al encuentro con Castilla comentó que: “Me dice que de acuerdo a la normativa se entendía que todos los museos iban a salir a concurso. En el año 2016 se van a concursar diez direcciones y que el Palacio San José estaría incluido en la segunda tanda que sería en el segundo semestre del año 2017, y que el reglamento del concurso lo tendrían en 30 días. Así fue que a fines de julio llegó la reglamentación para los concursos, y para septiembre se convocó para los primeros diez que estaban convocados para esa primera etapa”.

El docente insiste en que el cargo de Director está concursado y “se decidió no respetarlo, mi segunda objeción tiene que ver con la interpretación con la reglamentación del concurso (que van a llamar). Está planteado para democratizar y transparentar el acceso de los profesionales a las direcciones de los museos y quitarle ‘vejez’, como decía Américo Castilla; (pero) no se agota la evaluación en los cinco pasos previstos con el Tribunal designado; -sigue- el comité de evaluación está integrado por tres representantes gubernamentales y por dos expertos. Se pasa las cinco instancias: los antecedentes, la presentación del proyecto, la entrevista y defensa, un examen sobre la normativa del Estado –que es lo que aplicamos en el trabajo diario- y una entrevista psicológica. De todo eso el Comité de selección está obligado a conformar una terna, establece un orden de mérito de los distintos aspirantes y se eleva al Ministro de Cultura quien –de acuerdo a la reglamentación- elije de acuerdo a su criterio y de manera absoluta y sin necesidad de fundamentar la elección, cuál de las tres personas quiere que sea el nuevo Director, no importando el orden de mérito o el puntaje. Según mi análisis se pierde la cuestión de la transparencia, y se queda en una elección arbitraria a cargo del funcionario político de turno” fundamentó.

Sobre su futuro: “Podía hacer otros tipos de tareas que puedan servir a la política en general, a la ciudad en particular, porque con 54 años uno no se va a sentar todos los días a tomar mate en la Isla del Puerto por más linda que esté”.

“CONCURSOS SIN TRANSPARENCIA NI SERIEDAD”

La postura y objeciones del actual Director del Palacio no solo “técnicas” sino que también apunta a cuestiones políticas partidarias: “Además sumo al contexto político donde todos sabemos quienes somos. El Ministro de Cultura (Pablo Avelluto) se ha venido manifestando desde hace tiempo de que quiere desperonizar, tiene una propuesta política que no tiene ninguna relación con el gobierno anterior, ha hecho una serie de tuis y demás defendiendo la Revolución Libertadora, por lo tanto si va a jugar la cuestión ideológica en la selección de los miembros, sería realmente ingenuo participar de un concurso que terminará siendo resuelto por alguien que tiene una postura ideológica que le quiere imprimir al Ministerio desde el primer día en que asumió. No considero bajo ningún sentido presentarme al concurso para avalar este sistema que lo único que hace es quitarle transparencia y seriedad a esta convocatoria, que si bien es necesaria porque la mayoría de los museos está con directores en edad de jubilarse, o los que fueron designados en forma política-lo cual es opinable si está bien o mal- pero con este condimento me es imposible avalarlo”.

-Considera que de presentarse sería ir a “poner la cabeza para que se la corten”

Entiendo que es así. Independientemente de la formación que uno tiene, la antigüedad, la experiencia, y toda esta cuestión; al margen de que en el Comité de evaluación la carga política es 3 a 2 con respecto a los expertos, y que uno puede confiar o no en los sistemas concursales, porque esto también pasa, pero no quedás tan abierto y desnudo como en este sistema donde el Ministro de Cultura elije sin necesidad de fundamentar su elección, donde puede decidir quién le cae más simpático de los tres.

-¿No evaluó presentarse igual y en todo caso dejarlos expuestos?

No, en todo este tiempo en que se decidió avanzar en este sentido, lo que vimos en el trabajo en este año y pico en no obtener las respuestas que uno pretende frente a este tipo de situaciones. No tiene que ver con lo coyuntural de un gobierno o de otro. De última cuando somos funcionarios públicos estamos trabajando dentro del Estado, la responsabilidades nos exceden mas allá de lo que puede ser parte de nuestra vida o una militancia política; a uno lo deben evaluar en ese espacio, en la institución, como se posicionó la misma en la región en el contexto de los museos, y no por si somos peronistas, radicales o de Cambiemos, o coyunturalmente con que gobierno se ha andado mejor o quien más se simpatice. Nuestra función implica llevar adelante el funcionamiento de las instituciones independientemente de la cuestión ideológica. Ante el cúmulo de circunstancias y no modificarse nada ante mis planteos, como por ejemplo porque debo concursar de nuevo cuando en mi cargo fui designado por concurso, en fin, considero que he cumplido un ciclo. Lo vengo pensando y madurando también, podemos poner un punto y cerrar una etapa de 21 años de trabajo al frente del museo y comenzar una nueva.

-¿A dónde apuntaría esa nueva etapa?

Posiblemente la docencia, la actividad académica, la investigación que fueron campos que fui dejando de lado porque la gestión lleva tiempo y esfuerzo, sirva no solo en lo personal sino también a la comunidad, porque cuando uno estudia, se forma, capacita es para poder compartir todo con grupos de gente, formando nueva gente, el aula es un espacio muy rico para ir formando nuevas generaciones. Siempre hay nuevos desafíos y por ahí dar vuelta la página viene bien a las personas, a las instituciones. Espero que el nuevo Director o Directora del Palacio le sirva lo que se hizo en esta etapa y seguir colocándolo en los principales lugares de la consideración por tratarse de uno de los principales museos históricos de nuestro país. Todos somos importantes pero ninguno es imprescindible. Seguramente a partir del 2018 se abrirá una nueva etapa.

El Ministro de Cultura (Pablo Avelluto) se ha venido manifestando desde hace tiempo de que quiere desperonizar, tiene una propuesta política que no tiene ninguna relación con el gobierno anterior, ha hecho una serie de tuis y demás defendiendo la Revolución Libertadora, por lo tanto si va a jugar la cuestión ideológica en la selección de los miembros, sería realmente ingenuo participar de un concurso que terminará siendo resuelto por alguien que tiene una postura ideológica que le quiere imprimir al Ministerio desde el primer día en que asumió.

 

-¿Se considerá despedido?

No, no, considero que cambiaron las reglas de juego. Las nuevas que se plantearon no me convencen para nada, las considero arbitrarias. Decidí no jugar con este cambio de escenario. No lo considero justo. Incluso Castilla para tranquilizarme me dice “quédate tranquilo, lo que se concursa es el cargo de director, vos seguís siendo planta permanente, si es que es ese tu problema, podés seguir trabajando”.

-O sea estaría renunciando.

Frente al llamado a concurso efectivo estamos dando difusión que cierra el 15 de septiembre y seguramente se va a sustanciar a fin de año, calculamos que en el primer semestre del año que viene estarían poniendo en funciones al nuevo Director. Lo que estoy haciendo es ordenar las cosas e iniciar los trámites para jubilarme por lo docencia, y cuando tenga mi jubilación presentaré mi renuncia al Palacio San José y comenzaré una nueva etapa.

 

SU FUTURO Y  LA MILITANCIA

-Si bien dijo que su futuro seguirá en la docencia, recordamos que en el 2011 tenía intenciones de competir como precandidato a Intendente de la ciudad, incluso había carteles y pasacalles con su nombre. Pero finalmente cerraron una lista con la precandidatura de Carlos Schepens encabezándola y no compitió. Ahora seguramente el 2019 lo encontrará con más disponibilidad de tiempo, teniendo en cuenta su vasta experiencia en la función pública siendo muy joven aún, ¿se ve con chances de volver a intentarlo?

El 2011 fue una situación muy especial, veníamos de trabajo muy fuerte colaborando en equipos técnicos, políticos y educativos dentro de la estructura de lo que era “Juntos por Uruguay” y trabajando con José Lauritto. En su momento hubo una fuerte posibilidad, varios compañeros lo plantearon, creo que fue ese momento la posibilidad o que uno estaba dispuesto hacer realmente una tarea que es bastante ingrata que es ser intendente de la ciudad, más allá del orgullo que puede ser el serlo. Es una cuestión absolutamente superada. Seguiré militando dentro del movimiento peronista porque desde 82-83 iniciamos estando el profesorado la militancia en la Juventud, y no lo hemos dejado, a veces con mayor intensidad que otras, pero siempre convencidos que la participación política es necesaria dentro de la gente que tiene cosas para aportar. Si hay algo que tengo ganas de descansar a partir del año que viene es de la gestión, porque desgasta, lleva tiempo, tiene sus sinsabores, fueron muchos años, 20 en el Palacio, también la tuve en la Universidad (UCU) con 15 años como Decano. En fin podía hacer otros tipos de tareas que puedan servir a la política en general, a la ciudad en particular, porque con 54 años uno no se va a sentar todos los días a tomar mate en la Isla del Puerto por más linda que esté.

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

La murga Puntuales pa la Tardanza estrenó su nuevo espectáculo “Desde Abajo”

Con entradas agotadas y un Auditorio Scelzi colmado, la murga Puntuales pa la Tardanza estrenó …