BNA
Inicio » El País » Contrato YPF-Chevron y una trama de sociedades off shore

Contrato YPF-Chevron y una trama de sociedades off shore

Después de más de tres años de reclamos judiciales, el ex senador y actual diputado provincial de Santa Fe, el socialista Rubén Giustiniani, logró una copia sin tachaduras del controvertido contrato que YPF firmó con la petrolera estadounidense Chevron para la explotación en Vaca Muerta. Una primera lectura del texto confirma que para la firma del acuerdo se creó un entramado de subsidiarias en paraísos fiscales.

“¿Por qué se firmó en paraísos fiscales? ¿Por qué el acuerdo no es para una inversión directa sino un préstamo de una subsidiaria offshore?”, planteó ayer el socialista Giustiniani en la conferencia de prensa en la que presentó el documento, de centenares de páginas.

Para Giustiniani otras dudas que surge de la lectura es si la operación con offshores sirvió “para evadir impuestos”. Y otro interrogante, también sustancial: “¿A través de este esquema sofisticado se buscó licuar la responsabilidad de Chevron” en caso de un desastre ambiental?. Giustiniani, quien estuvo acompañado en la conferencia de prensa por el senador Fernando Pino Solanas y ex legislador Héctor Polino, adelantó que entregará copias del contrato al Congreso Nacional, a la Defensoría del Pueblo y a la Auditoria General de la Nación (AGN).

Por orden de la Justicia, Giustiniani ya había conseguido una copia, pero un 70% del texto tenía tachaduras. El viernes pasado finalmente la Justicia ordenó a la petrolera que entregara una copia intacta del contrato. Ahora, abogados y expertos de ONGs están haciendo un estudio detallado. De la comparación entre el texto con tachaduras y el que no las tiene surge que lo que se había tratado de ocultar “era todo lo sustancial”, dijo a Clarín el abogado Ariel Caplan, patrocinante de Giustiniani. Entre lo tachado figura, por ejemplo, el área de concesión y las opiniones de los abogados de ambas partes sobre el acuerdo, detallaron.

Solanas calificó al acuerdo como “una gran estafa, una obra de ingeniería para burlar todo tipo de control público”. Para Caplan, el contrato deja el desnudo que la operación fue un “gran negocio financiero” antes que de explotación hidrocarburífera.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Un estudio revela que crece el pesimismo y la decepción entre los votantes jóvenes de Milei

La consultora política, Viviana Isasi, señaló que, según encuestas recientes, el segmento joven que ayudó …