BNA
Inicio » La Ciudad » El adiós a Jorge Perinotto

El adiós a Jorge Perinotto

A los 90 años falleció este lunes 11 de diciembre Jorge Agustín Perinotto, apreciado vecino de La Histórica. Fue atleta, docente y dirigente activo del deporte en la ciudad, donde dejó su huella por su impronta como formador. Fue uno de los impulsores de “Apostar a la vida” tras luchar contra el cáncer. El deporte y su familia fueron sus dos pasiones.

 

REDACCIÓN de EL MIÉRCOLES

 

Jorge Agustín Perinotto había nacido el 11 de marzo de 1933. Fue profesor de Educación Física, egresado en 1954 del Instituto de San Fernando de Buenos Aires.

Casado con Raquel Imoff, más conocida como Quela (quien falleció hace tres años), tuvieron cuatro hijos: Luis, Adriana, Daniela, Guillermo, Natalia; quienes les dieron trece nietos/as: Eduardo, Victoria, Lucia, Martina, Francisco, Lara, Juan, Malena, Agustín, Tomas, Mateo, Lucas, Santiago.

Con gran parte de su familia en la previa de una largada de la maratón benéfica de Alcec.

Dio clases en el Colegio del Uruguay y en la Escuela Normal Mariano Moreno, y fue docente en la ex Escuela de Aprendices. Allí, con sus alumnos construyeron la primera pista de atletismo que estaba en la actual Avenida Paysandú y Suipacha “donde se hizo el primer campeonato argentino en 1956”, recordó ante EL MIÉRCOLES, su discípulo, Alberto Beto Fernández.

“Fue atleta, un gran corredor de vallas en 110, lo entrenó Hugo Mario La Nasa”, agregó Beto, sin ocultar la emoción por el adiós a quien fue su profesor y más tarde, su colega y amigo.

Pese a sus funciones laborales, que no eran pocas, desde 1975 fue secretario de la Confederación Argentina de Atletismo (CADA), acompañando al mismo La Nasa quien fue primero vicepresidente y luego el presidente desde 1979 hasta su fallecimiento en el 2008. Perinotto fue además vicepresidente de la Federación Atlética de Entre Ríos (FADER).

Jorge fue también un destacado miembro del staff del Centro de Educación Física, el emblemático CEF, entonces denominado Nacional Nº12. “Desde 1984 fue docente primero y luego director hasta 1995”, rememoró Jorge Miró a este medio, también alumno y a posteriori compañero de funciones directivas. “Él estuvo en el cambio cuando pasamos en los 90 a la provincia y a ser número 3. Jorge lo llevó a cabo con mucha eficiencia. Ese cambio nos dolió mucho porque ese centro tenía una identificación, aunque después al ser provincial nos terminó beneficiando”, destacó.

Perinotto viajó muchas veces al exterior en funciones de dirigente representando al atletismo nacional. Previa a su etapa de directivo del CEF, entrenó a grandes atletas como Isabel Sierro, considerada de las mejores velocistas del país en aquellos años al igual que el Flaco César Salvi.

Tuvo a su cargo una parte importante del atletismo federado, más que nada el intercolegial entre 1960 y 1965.

“Como profesor y como persona fue impecable. Fue profesor mío, me enseñó mucho y me dirigió en algunas pruebas en el Colegio del Uruguay”, añoró Beto Fernández.

“Estos últimos tiempos estuvo muy enfermo, sufrió unas cuantas dolencias y a su pedido no permitía que quienes compartimos alguna vez un espacio con él pudiéramos verlo, era su deseo, no quería que lo viéramos así”, relató Fernández muy emocionado.

“Fue un ejemplo de vida, el tipo que nos enseñó y aguantó”, agregó Miró.

Apuesta a la vida

Sus inquietudes no sólo eran deportivas. Un cuarto de siglo atrás también fue el fundador de la filial local de la fundación “Apostar a la vida”, organización que brinda apoyo a las personas que padecen algún tipo de cáncer.

En 1994 a Jorge Perinotto le habían detectado un cáncer en la boca. En febrero del año siguiente lo operaron y le sacaron un tumor. En una nota sobre la fundación Apostar a la Vida, en el IV Encuentro Nacional entre el Paciente Oncológico y sus Profesionales, Jorge contó al diario La Nación: "En ese momento lloré mi sentencia. Caí en una profunda depresión y necesité un psicólogo para salir adelante. Me llevó tiempo, pero mejoré. Se pueden encarar muchas actividades que mejoran la calidad de vida", enfatizó.

Homenaje y reconocimientos

El 27 de julio de 2017 fue un día especial para los amantes del atletismo en La Histórica, cuando se reinauguró la pista sintética tras varios años de demora.

Merecido reconocimiento en el 2017 en la reinauguración de la pista de atletismo del CEF Nº3. (Archivo de EL MIÉRCOLES).

Previo al corte de cinta Jorge Perinotto, junto a otras leyendas del deporte de la ciudad y la provincia recibieron merecidos reconocimientos oficiales con placas y distinciones. Así posaron todos muy felices: Jorge Miró, Eduardo Gabriel Labalta, Yolanda Ventos, Jorge Perinotto, Alberto (Beto) Fernández, Silvia Ventos y Andrés Charadía. (Ver nota: Con la presencia de….).

La Dirección Municipal de Deportes de Concepción del Uruguay lo despidió con estas palabras: “Que en paz descanse profesor Jorge Perinotto: parte de la historia y referente de la Educación Física y el Atletismo en Concepción del Uruguay”.

Corte de cinta. Con sus pares y dirigentes políticos: el ex gobernador Gustavo Bordet, y el intendente José Eduardo Lauritto, entre otros. (Archivo de EL MIÉRCOLES).

También la Federación Atlética de Entre Ríos lo despidió “con profundo pesar”, recordando que el profesor Perinotto fue vicepresidente de la FADER y secretario de la CADA. “Su dedicación como entrenador y jefe de equipo de las selecciones argentinas en torneos internacionales dejaron una huella significativa en el Atletismo”, señalaron.

Recuerdo de nieta y nieto

Una sus nietas, nuestra colega Lara Esteve, dejó el testimonio de amor a alguien que consideraba “un pilar fundamental en mi vida”. Y lo describió como alguien que “vivió toda su vida rodeado de amor incondicional, y eso es lo que nos enseñó. Dueño de una paciencia infinita, un humor espectacular y una gula insaciable. Luchador y remador como pocos, con tantas ganas de vivir y salir adelante que asombra. Muchas personas tuvieron el privilegio de conocerlo, admirarlo, respetarlo y amarlo. Jamás nunca alguien dijo algo malo de él, y no por eso lo creo perfecto… seguro que no lo fue, pero sí estoy segura que fue un humano excepcional”.

Eduardo Perinotto, otros de sus nietos, profesor de Educación Física también, no dudó en recalcar que “había dos pasiones que él tenía: una, era la familia, de la que él siempre estaba pendiente y queriendo saber sobre los nietos hasta el último tiempo, y sus bisnietos. Por otro lado, el deporte, como una segunda pasión que, desde chiquito, durante todo su trabajo, luego de haberse jubilado seguía el deporte, las competencias deportivas a nivel local. Si podía ir, a él lo ibas a encontrar en el CEF, en algún torneo de atletismo. Ya en el último tiempo, siguiendo a través de la tele. Esas dos cosas siempre fueron su motor en la vida”.

La comunidad uruguayense, quienes lo tuvieron como profesor, lo frecuentaron como vecino o compartieron con él actividades sociales, recordarán su voz siempre apacible y calma, la transparencia de su mirada y su apego a las pasiones que bien relatan sus nietos Lara y Eduardo. Hasta siempre, apreciado Jorge Perinotto.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Del 17 al 19 de mayo: la Agenda ¿A dónde ir? para este finde

¿A Dónde Ir?, la guía interactiva de eventos y espectáculos que ofrece EL MIÉRCOLES. Así, acercamos a …