Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Política » El griterío y la furia

El griterío y la furia

El fallo del juez Thomas Griesa, que ha dispuesto que el Estado Argentino deba abonar el cien por cien de lo prometido en los bonos “defaulteados”,  ha generado una serie de afirmaciones, algunas erróneas y otras delirantes.  He aquí algunas.

 

fondos_buitre_argentina

Ilustración: infonegocios.info

 

Por ANÍBAL GALLAY especial para  EL MIÉRCOLES DIGITAL

 

 AnibalGallay 

 

“Este es el único gobierno que se hace cargo de deudas generadas por otro gobierno.”

Todos  los gobiernos se hacen cargo de las deudas contraída por los gobiernos anteriores. Además las deudas no las contrae el gobierno, sino el Estado. Y  por ello quien se propone para administrar el Estado, debe hacerse cargo del debe y el haber.

“¿Cómo es posible que los Fondos Buitres compren  bonos por monedas y  ahora pretenden cobrar el cien por cien, con una ganancia fabulosa…?”

En el derecho anglosajón  prima lo que se denomina la autonomía de la voluntad. Es decir que las partes pueden acordar  lo que se les ocurra, siempre que no esté expresamente prohibido. Y lo que acuerdan las partes es superior a la ley. Los jueces no pueden revisarlo.  En el derecho civil (que rige en Argentina, España, Francia, Italia, etc.) podría revisarse un contrato porque, por ejemplo,  excede la ganancia razonable.  En el derecho anglosajón, esto es imposible, si las partes han sido libres al contratar.

"Es una maniobra de Estados Unidos para poner de rodillas a la Argentina…"

El gobierno de Estados Unidos no tiene parte en este asunto. Es más, Barack Obama se inclinó a favor de la Argentina.  Ni siquiera es la Justicia de Estados Unidos, sino solo un tribunal de Nueva York. Eso porque así lo acordaron las partes. Pudieron haber acordado que sea un tribunal de Londres, o Tokio  o la Corte Internacional de La Haya.

"Esto es culpa de Martínez de Hoz  y la dictadura cuando dispusieron que los conflictos se resuelvan en  tribunales de Estados Unidos, resignando soberanía".

Es una verdad a medias.  La ley que dispuso y autorizó que se pueda litigar en el exterior fue la número 20.548, sancionada el 9 de noviembre de 1973. Era la ley del presupuesto,  fue aprobada por el Congreso de la Nación y el proyecto presentado, como corresponde, por el Poder Ejecutivo. ¿Quién era el Presidente de la Nación? El general Juan Domingo Perón.

Durante la Dictadura se reforzó esta ley, reformando el artículo 1 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación,  autorizando esta cesión de soberanía, que en lenguaje adecuado se llama “prórroga de jurisdicción”.  Ninguno de los gobiernos desde 1983  presentó proyecto alguno para recuperar la soberanía cedida.

“No debe pagarse la deuda porque es ilegítima, por lo menos parte de ella.”

Es lo que suele sostener el legislador Pino Solanas. Supóngase que parte o toda la deuda es ilegitima. Ese es un problema interno. Plantear eso es lo mismo que caer en default.

“Esto es consecuencia del capitalismo salvaje.”

Es una obviedad. Aunque muchos crean lo contrario, la Argentina es un país capitalista, periférico y dependiente.

"La Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos no aceptó la apelación  para perjudicar a la Argentina".

La Corte Suprema de Estados Unidos acepta muy pocos casos. Se presentan cientos de casos en apelación y solo toma  una ínfima porción. ¿Por qué?  Entre otros motivos porque es criterio respetar lo que fallan los jueces de apelaciones, como  Griesa.  Es decir tratan de no desmentirlo. Consideran que estar revisando fallos perjudica al sistema jurídico de Estados Unidos. (De paso habrá que decir que nunca en toda la historia de Estados Unidos se  hizo juicio político a un juez de la Corte Suprema).

"Es injusto que un grupito de tenedores de bonos se lleve millones de dólares, en tanto que el 92 por ciento aceptó una quita".

Es injusto, sin dudas. Pero no hay regla para los países que entran en default.  Cuando en la Argentina una empresa entra en concurso de acreedores, propone un plan de pagos. Si  el 66 por ciento está de acuerdo, el 34 restante tiene que acatar. Esta regla no existe cuando se trata de países. Seguramente en un tiempo se logre algún acuerdo internacional para estos casos, pero por ahora no existe.  Así un grupito, puede poner en jaque a un país.

"Habría que expropiar las empresas estadounidenses que están radicadas en la Argentina".

Este fallo y esta situación no tienen nada que ver con el gobierno de Estados Unidos. El fallo no lo dictó un gobierno, sino un juez al que se le pide que falle. ¿Quién lo pidió? La Argentina cuando emitió los bonos.

Este fallo ha enfurecido a muchos. Algunos inclusive han desempolvado el poncho y la lanza para defender la patria amenazada.

 

anibalgallay@hotmail.com

 

 

 

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Humedales: deuda del Poder Legislativo

Desde el año 2013 asistimos perplejos a la postergación del tratamiento y sanción legislativa de …