BNA
Inicio » Cooperativismo » El proceso de producción de la mandioca

El proceso de producción de la mandioca

Si bien todo es natural, su maquinaria para la elaboración del almidón es costosa porque debe ser de acero inoxidable.

La cooperativa familiar agrícola industrial Andresito Ltda, (Cofaial) existe desde hace 12 años.

Trabajan en el proceso de elaboración de la fécula de mandioca con la que se obtiene el almidón. Además de lo que producen los mismos socios integrantes de la cooperativa, depende de la demanda compran mandioca de terceros también, en estos momentos “en porcentaje el 70% es de los socios y el 30% de terceros”,dice el presidente Iván Rafael Zagurak.

La integran 45 asociados “de los cuales 36 son activos, están trabajando fielmente con la cooperativa, los otros trabajan un año sí y otro no”.

Tras procesar las raíces de la mandioca, hacen féculas y la venden a las chiperías, a mercados de Buenos Aires, a cooperativas de la misma provincia de Misiones, y a una empresa frigorífica llamada Rydhans S.A. que está ubicada en Buenos Aires, que produce embutidos y fiambres.

Trabajan sólo en el mercado interno, no exportan.

Los precios están establecidas con la ley de la oferta y la demanda, “cuando hay pocas raíces y falta almidón suben los precios, con la sequía del 2022 murieron muchos mandiocales en Andresito; hoy estamos a la inversa: los precios bajando y sobra almidón, no podemos regular los precios”,argumenta ante El Portal de las Cooperativas, es decir que no hay hay ningún ente que intervenga para regular los precios.

Consultado sobre si se puede hacer algo más con esa fécula, explica que “se puede hacer un modificado, por ejemplo si una empresa te pide para hacer papel requiere de un proceso químico”, y para ello se necesita profesionales en la materia que lo traten y elaboren, y ellos no lo tienen.

Natural, pero caro

El proceso de elaboración de la fécula de mandioca es 100% natural y no se ocupa ningún químico. Sólo usan uno para limpiar y desinfectar los caños “es tipo una lavandina que se emplea antes de empezar,después se enjuaga y queda limpio”.

Las máquinas con las que trabajan son muy costosas porque son todas de acero inoxidable, son fabricadas en dos lugares en el mundo: en Suecia y en Brasil. Al momento en que se hizo esta entrevista rondaba más o menos los 100 millones de pesos.

Son de acero inoxidable porque la mandioca tiene un producto corrosivo.

Esas máquinas lavan las raíces, pican, rayan y queda como una polenta, de ahí entra a una zaranda, le inyectan agua limpia con presión, tienen una malla que de un lado pasa el almidón y para el otro lado queda la fibra que es el bagazo que es un deshecho que se lo terminan regalando a los ganaderos para la cría en feedlot, que lo terminan usando como un suplemento.

En cuanto al almidón, pasan a otras máquinas que lo limpian y purifican, por último entra el secadero. De esa forma se completa el proceso productivo.

De un kilo de raíz sacan entre el 20 y el 24 % de almidón, es decir unos 24 gramos, el resto es bagazo. “Más o menos de cada 100 kilos sale una bolsa de 25 kilos de almidón”, señala.

Ellos quieren tener una empaquetadora de kilo para poder vender en el mercado interno, por ahora sólo embolsan en 25 y de 5 kilos.

Esta cooperativa no escapa a la realidad que sufren sus pares misioneras u otras empresas en cuanto a la presión tributaria a través de ingresos brutos, con la existencia de la aduana paralela que rige en esa provincia y que incluso motivó denuncias periodísticas en medios porteños de proyección nacional.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Una actividad para visualizar el trabajo asociativo

Participarán varias organizaciones colectivas de la ciudad y la región. El cuarto encuentro de cooperativas …