BNA
Inicio » Novedades » Gustavo Blanc: "La carpa docente, el conflicto y la responsabilidad de Bordet"

Gustavo Blanc: "La carpa docente, el conflicto y la responsabilidad de Bordet"

El martes 2 de marzo se instaló en la Plaza Mansilla de Paraná una carpa docente. La misma ubicada enfrente de Casa de Gobierno y al costado del Consejo General de Educación tiene por objetivo visibilizar la situación salarial docente y de infraestructura de las escuelas.

 

Gustavo Blanc.

(*) Por GUSTAVO BLANC (Especial para EL MIÉRCOLES DIGITAL)

El gobernador Gustavo Bordet, sus ministros, el titular del CGE, y demás funcionarios la verán todos los días que concurran a su trabajo. Necesariamente deberían reflexionar acerca de cuáles son los motivos de que esa carpa blanca este allí.

La situación salarial

Sabido es por la sociedad, a pesar de los esfuerzos del Gobierno por ocultarlo, que los salarios docentes y de todos los trabajadores dependientes del Estado, están absolutamente devaluados.

Un rápido repaso por los últimos 5 años –período de tiempo que lleva gobernando Bordet- nos muestra que durante el primer mandato del actual Gobernador –sin pandemia- el sueldo de los trabajadores de la educación perdió entre un 18 y 20 % respecto de la inflación oficial del Indec.

El gobierno provincial no solo no aumentó los sueldos sino que pretendió –Ley de emergencia mediante- bajar los salarios de activos y jubilados que cobren más de 58000 pesos de bolsillo. Una barbaridad que el Sindicato pudo impedir por el momento debido a recursos judiciales.

El año pasado, marcado por la pandemia, mostró un congelamiento salarial que contrasta con una inflación oficial del 36,1 %. Aquí se hace necesario realizar dos aclaraciones: una que el rubro alimentos, que es en el que más gastan los trabajadores, aumentó por encima de ese porcentaje. La otra aclaración es que la emergencia sanitaria no sirve de excusa para convalidar pérdida de poder adquisitivo salarial.

La pandemia y la realidad de otras provincias y municipios

El gobierno entrerriano pretendió hacernos creer que en pandemia estaba bien que los trabajadores pierdan, que es correcto que los costos de reforzar el sistema sanitario pasen por todos los habitantes por igual. Lejos le quedan a Bordet conceptos como justicia social o distribución de la riqueza.

Eso que nos quiso hacer creer el gobierno provincial se da de bruces con lo que ocurrió en otras provincias. Sin ir más lejos Provincia de Buenos Aires aumento su salario un 36,1 % (lo mismo que la inflación). Puede aducirse qué Provincia de Buenos Aires tuvo la ventaja de ver su coparticipación aumentada en un 1 %. Pues bien, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aumento en el 2020 los salarios docentes en un 25 % -y fue la ciudad la que perdió ese 1 % de coparticipación que le fue restituido a la Provincia de Buenos Aires-.

No nos quedemos en esos simples números. También hay que analizar el contexto de pandemia que uso como excusa el Gobernador Bordet. Es de conocimiento público que tanto la Provincia como la Ciudad de Buenos aires fueron los distritos más golpeados por el Covid 19, fueron los distritos que más vieron resentido su movimiento económico y los que más debieron invertir en reforzar el sistema público de salud.

Pero cabe preguntarse qué pasó fuera de los distritos más mirados por los llamados “medios nacionales”. Miremos otras provincias; San Juan por ejemplo dio el 16 % de aumento en 2020 pero a principio de este año ofreció un 20 % más en concepto de recuperación de lo perdido en relación a la inflación y un 30 % en cuotas para el 2021. Si, San Juan totalizo así un 50 % de aumento pero tal vez lo más importante sea el concepto de recupero, de buscar que ningún trabajador quede por detrás de la inflación. La Pampa dio en el 2020 un 30 % de aumento, Córdoba un 29 y Corrientes un 25 %.

Esta es la situación de algunas provincias, algunas con pérdida de poder adquisitivo pero ninguna con congelamiento salarial como es el caso de Entre Ríos. Y una observación, varias de las provincias que perdieron respecto a la inflación en 2020 lo recuperaron a principios de este año, tal el caso de Corrientes y San Juan.

Mientras tanto en Entre Ríos solo hubo un bono en negro de entre 2000 y 4000 pesos para los últimos tres meses del año. Bono que al ser en negro es inconstitucional, desfinancia la Obra Social y la Caja de Jubilaciones y que tuvo un monto muy menor. Cabe aclarar que la vecina Provincia de Santa Fe también pago bonos en negro a sus trabajadores pero en esa provincia el pago –aunque reprochable desde todo punto de vista- no es inconstitucional y cuadruplico la suma del bono entrerriano.

A todo esto hay algo que ni el más fanático seguidor de Bordet puede explicar: Hubo municipios entrerrianos que dieron aumentos del 25 % del sueldo a sus empleados en cuotas. La pregunta cae de madura, ¿Con que ingresos cuentan los municipios? Bien, el ingreso principal es la coparticipación provincial. Y, entonces, ¿si los municipios pudieron dar aumento real porque la provincia no pudo? Esa es la pregunta que nadie puede responder desde el gobierno provincial.

Pero hay algo más, el gobierno provincial no solo no aumentó los sueldos sino que pretendió –Ley de emergencia mediante- bajar los salarios de activos y jubilados que cobren más de 58000 pesos de bolsillo. Una barbaridad que el Sindicato pudo impedir por el momento debido a recursos judiciales.

La propuesta del 2021

Después de algunas reuniones donde el gobierno recibió las demandas y no dijo nada, terminó ofreciendo a los docentes un aumento del 15 % más el blanqueo de la suma fija otorgada en el año anterior. Sumados ambos ítems da por resultado un aumento del 18 %. Lejísimo de las necesidades docentes, lejísimo de la inflación, imposible de analizar porque sabemos que en un cuatrimestre la inflación oficial fácilmente llega a ese número y que es más grave cuando hablamos de alimentos de la canasta básica.

Si vemos otras provincias, vemos que además de aumentar en el 2020 a sus trabajadores dan una pauta salarial para este 2021 por encima de la entrerriana.

El Sindicato es claro en su demanda, de mínima deben los trabajadores de la educación tener un aumento del 36,1 % retroactivo a enero para equiparar la inflación 2020 y una pauta salarial para este 2021 que garantice no quedar por debajo del costo de vida.

Las mentiras del Gobernador

Además de la propuesta absolutamente insuficiente del Gobierno a los trabajadores de la educación poco ayudan a la búsqueda de una solución del conflicto las mentiras del gobernador Bordet. Señalaremos algunas de ellas:

En primer lugar en el 2020 cuando envió el proyecto de la llamada ley de emergencia difundió entre la comunidad que solo se les descontaría a quienes cobrase más de 75.000 pesos un 2 % del sueldo y a quienes cobrasen más de 100.000 un 4 %. No dijo que esas cifras se tomaban antes de realizarse los descuentos y que en un trabajador docente entrerriano los descuentos obligatorios son del 21 % de su sueldo. O sea que si cobra 75000 antes de que se hagan los descuentos en realidad lo que encuentra en el cajero son 59.000 pesos. Teniendo en cuenta el valor de la canasta básica (56458 pesos en Enero)  queda claro que estaba comprendido en esta ley todo aquel docente que esté por encima de la línea de pobreza. Esa estrategia del gobierno de hablar de salarios nominales y no de salarios de bolsillo claramente está orientada a hacerle creer a la población que los docentes no están tan mal pagos y es una estrategia absolutamente repudiable.

"La carpa es una expresión de reclamo (...). En esta oportunidad parece llamada a quedarse por varias semanas si el Gobierno Provincial no cambia su actitud.

En este 2021 antes de que termine la reunión en la que el gobierno ofreció un 18 % de aumento a los docentes circulo por todos los medios provinciales una gacetilla de prensa del Gobierno diciendo que la oferta era de un 36 %. Mentira burda. Solo se le aumento ese porcentaje a los docentes que tienen cargos y no cobran nada de antigüedad por estar en los primeros 12 meses de trabajo. O sea que recibieron el 36 % de aumento uno de cada 100 docentes en actividad y el resto solo recibió un 18 % de aumento. Queda claro que este porcentaje es totalmente insuficiente después de un año de congelamiento salarial y ante una inflación que no se detiene.

La tercer mentira no tiene que ver estrictamente con lo salarial pero es algo que molesta y mucho. El gobierno insiste con que invirtió para que vuelvan las clases presenciales. Quienes transitamos las escuelas a diario sabemos que la inversión es insuficiente, que se sigue dando vueltas para cubrir cargos de ordenanzas, que no se cubrirán todos los cargos docentes que quedaran vacantes por ser sus titulares grupo de riesgo, que no todas las escuelas tienen agua potable, elementos de higiene y termómetros, que la situación edilicia no permite la ventilación adecuada de todas las aulas, etc. Es este, el de las condiciones edilicias de infraestructura y de higiene uno de los ejes que reclama históricamente el sindicato y que también es temática central de la Carpa instalada enfrente de Casa de Gobierno

Esta tercer mentira molesta tanto como que el gobierno no haya movido un dedo ni invertido un peso para garantizar equipos y conectividad a todos los estudiantes y docentes durante el 2020 cuando se desarrollaron clases virtuales.

Y por último tenemos la mayor mentira que dice el gobernador al pueblo entrerriano, y es cuando dice que su gobierno es un gobierno de diálogo, que él está abierto siempre a dialogar. Esto es falso. En el 2020 no hubo después de marzo ninguna convocatoria a paritaria salarial y en este 2021 dio por cerrada la instancia administrativa de la paritaria. Bordet nunca se sentó, como si hacen gobernadores de provincias vecinas, a dialogar con los sindicatos. Siempre que hubo reuniones envió funcionarios de segundo o tercer orden, nunca fue él. ¿Por qué pasa esto en Entre Ríos? La respuesta es sencilla, porque más allá de las palabras el gobernador solo habilitó simulacros de diálogo, porque el gobernador que dispone aumentos de impuestos provinciales por encima del 40 % y que recibe coparticipación federal con considerable aumento interanual pretende que los trabajadores tengan cada vez menores ingresos. Parece no querer darse cuenta que esto es grave no solo por la situación de los trabajadores en si sino porque este empobrecimiento repercute desfavorablemente entre los pequeños y medianos comerciantes que ven reducidas sus ventas.

Algunas conclusiones

En definitiva, la carpa es una expresión de reclamo que fue utilizada en distintas oportunidades por los docentes ante gobiernos de diferente signo político. En esta oportunidad parece llamada a quedarse por varias semanas si el Gobierno Provincial no cambia su actitud.

Los ejes de reclamo son dos, el salarial y el de las condiciones de las escuelas en el contexto de regreso a la presencialidad. Se reclama sabiendo que fondos hay y esto se sabe al mirar la realidad de otras patronales provinciales o municipales y los números de recaudación impositiva provinciales y nacionales.

La pérdida de poder adquisitivo por parte de los docentes y de todos los trabajadores estatales no afecta solamente a este/os sector/es, sino que afecta a toda la sociedad puesto que de haber aumento salarial el mismo se volcaría al consumo. No se fugaría del país ni se iría al dólar.

Nada ayuda a la solución de conflictos las mentiras del Gobernador Bordet ni las falsas declaraciones donde se habla de diálogo pero que contrastan con la nula voluntad de acuerdo de su gobierno.

(*) Docente. Ex Secretario General de Agmer Uruguay.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Alerta por un proyecto que habilitaría la venta de 190 mil hectáreas del Delta del Paraná

Un proyecto de ley impulsado por el gobierno de Entre Ríos podría habilitar la venta …