BNA
Inicio » Cultura » La entrerriana Selva Almada es finalista en uno de los concursos literarios más importantes

La entrerriana Selva Almada es finalista en uno de los concursos literarios más importantes

Dos escritoras argentinas son finalistas de la IV edición del Premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa.

Se trata de la entrerriana Selva Almada con la novela "No es un río", publicada por Literatura Random House; y Dolores Reyes por "Cometierra", editada por Sigilo, la única editorial independiente en un listado de doce finalistas, entre los que se destacan el cubano Leonardo Padura (Como polvo en el viento), el chileno Alejandro Zambra (Poeta chileno), las españolas Rosa Montero (La buena suerte) y Sara Mesa (Un amor) y los colombianos Santiago Gamboa (Será larga la noche) y Juan Gabriel Vásquez (Volver la lista atrás).

Según refleja Página 12 el fallo de este premio, dotado de cien mil dólares, se conocerá durante la Bienal, que se realizará en la ciudad de Guadalajara (México), del 23 al 26 de septiembre, bajo el lema “La literatura, último refugio de la libertad”.

El listado de finalistas (de un total de 412 novelas presentadas) se completa con la española Olga Merino (La forastera), el uruguayo Fernando Butazzoni (Los que nunca olvidarán), la mexicana Carmen Boullosa (El libro de Eva) y el español Juan Tallón (Rewind). El jurado presidido por la escritora y periodista argentina Leila Guerriero elegirá cinco novelas, cuyos autores participarán de las actividades de la Bienal, organizada conjuntamente por la Cátedra Varga Llosa y la Fundación Universidad de Guadalajara.

“Me pone muy contenta la nominación; quedar en esta primera lista larga, entre cuatrocientas y pico de novelas de toda América Latina y España, ya me parece que es un gran logro para la novela”, dice Almada (Entre Ríos, 1973) sobre No es un río, que cierra su trilogía de varones que comenzó con El viento que arrasa y continuó con Ladrilleros. La muerte inesperada de Eusebio es el fantasma con el que tienen que lidiar sus amigos, Enero y el Negro, en una trama narrativa que alterna el pasado y presente. La revelación de un secreto, interpretado como una traición desde la perspectiva masculina, desata la tragedia.

En su primera novela Cometierra, Reyes (Buenos Aires, 1978) narra la historia de un personaje que traga tierra y tiene una visión: su padre mató a golpes a su madre. A “cometierra”, como la llaman a la protagonista, la tierra le habla de las mujeres que fueron brutalmente asesinadas en el conurbano bonaerense. “Quise construir un universo y unos personajes de una zona en particular que yo sentía que estaba absolutamente ausente en la literatura –reflexiona la escritora-. Que esas voces que están en Cometierra hayan llegado a esta instancia significa que van a ser escuchadas; que van a llegar a un público lector que le va a dar una chance a un libro de una autora nueva y para ellos desconocida como yo, y van aventurarse a una experiencia de lectura que creo que puede ser transformadora”.

Maximiliano Papandrea, editor de Sigilo, subraya la “doble felicidad” que sienten. “No solo somos la única editorial independiente, sino que además se trata del primer libro de Dolores, de un reconocimiento a una nueva autora. Hay novelas que trascienden su propio contexto de publicación hasta el punto de difuminar la brecha enorme en recursos que existe entre los grandes grupos editoriales y una editorial como Sigilo”.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Programaron actividades culturales

Se viene un fin de semana a pura cultura en nuestra ciudad. Tal es así …