BNA
Inicio » La Región » Testimonio de un uruguayense en Israel: “Tenemos amigos y conocidos asesinados, hay pueblos cercanos donde más de la mitad de la población fue asesinada”

Testimonio de un uruguayense en Israel: “Tenemos amigos y conocidos asesinados, hay pueblos cercanos donde más de la mitad de la población fue asesinada”

Sergio Sirota vive en Israel desde hace 36 años años. Debió irse de Sederot, la ciudad donde vive, que está a menos de un kilómetro de la franja de Gaza. Contó sus vivencias a EL MIÉRCOLES.

 

REDACCIÓN de EL MIÉRCOLES

 

Sergio Sirota nació en Concepción del Uruguay, donde conserva familia y amistades. Vive en Israel desde 1987, es abogado y tiene dos hijos. Desde el año 2006 vive en Sederot, una ciudad mediana ubicada a menos de un kilómetro de la franja de Gaza. Ante el ataque terrorista que horrorizó al mundo en estos últimos días, en el que fueron asesinadas centenares de víctimas civiles, apenas pudo Sergio se trasladó con su familia al norte de Israel. En medio del espanto, contó en diálogo con EL MIÉRCOLES lo vivido en las últimas horas. A continuación su testimonio.

“Yo vivo en la ciudad de Sederot, que está ubicada a 750 metros de la frontera con la Franja de Gaza. El sábado a eso de las 6 de la mañana empezó un ataque con miles de misiles hacia toda la zona sur lindante con la Franja de Gaza. Pero en realidad ese ataque fue una simple pantalla para permitir la entrada de grupos terroristas que se infiltraron dentro del Estado de Israel con el objetivo de asesinar, bárbaramente, de la forma más cruel, a civiles que viven en las poblaciones cercanas a la franja”.

“Los alcances de este brutal e inhumano acto todavía no están clarificados, pero se está hablando de más de 700 personas asesinadas cruelmente, sin ningún tipo de contemplación, en la mayoría civiles. Jóvenes que estaban en fiestas, niños, ancianos, gente totalmente indefensa que fueron brutalmente asesinados... Es muy difícil poder explicarte lo que se está viviendo”.

Ubicación de Sederot, a pocos metros de la franja de Gaza.

“¿Si antes de esto teníamos contacto con gente de Gaza? Claro. Mirá. 30.000 o 40.000 habitantes de Gaza vienen a trabajar en Israel todos los días, o venían, por supuesto que a partir de esto se ha cerrado todo, no hay más pases por supuesto. A la gente de todos los pueblos y asentamientos agrícolas (kibutz y moshav) de la zona lindante con la Franja de Gaza, el Ejército les pidió que se fueran. Y la solidaridad social en Israel es fantástica, la gente ofrece sus hogares para quienes se han tenido que ir. Gente que publica en las redes ‘vengan a mi casa, tengo lugar’. Sederot es una ciudad de casi 40.000 habitantes, es muy difícil sacar a todos, pero muchísimos nos hemos ido a los efectos de poder dormir una o dos noches tranquilos, y seguramente vamos a volver en los próximos días”.

“La mayoría de las poblaciones que estaban lindantes con la Franja de Gaza que fueron atacadas han sido prácticamente destruidas. Hay lugares donde más de la mitad de la población fue asesinada. Hay kibutz y asentamientos agrícolas donde entraron y mataron a todo lo que encontraban, y si no podían matarlos directamente entonces prendían fuego las casas con la gente adentro”.

“Tenemos amigos asesinados, tenemos conocidos asesinados, se han llevado de rehenes a niños pequeños, de dos, tres y cuatro años, se han llevado de rehenes a mujeres, a gente mayor, abuelas... No hay como explicar una situación así. Es un momento en el que desde el punto de vista del sentimiento interno, es muy difícil poder expresarse en forma objetiva, pero hay que hacer de tripas corazón y acabar con ese régimen nefasto de Hamás para que nunca más vuelva a ocurrir algo así”.

Dos personas caminan frente a los restos de una comisaría de policía en Sederot, Israel (Foto: AFP).

“Nosotros ayer nos fuimos de Sederot, porque se había cortado la luz y ya no había comunicación y no había Internet. Entonces, estuvimos en casa de uno de mis hijos en el centro del país y hoy nos vinimos para el norte, a Haifa. En las ciudades como Sderot, todas las casas tienen cuartos de seguridad, es decir que con el asunto de los misiles están protegidas. Pero lo que pasa es que nunca antes se había visto una infiltración de miles de terroristas armados hasta los dientes y con intenciones de matar. No había protección posible frente a eso”.

“Indudablemente, la sorpresa ha sido tremenda, nadie nadie podía pensar que una cosa así pudiera llegar a ocurrir. Ahora estamos en guerra y la esperanza de la mayoría del pueblo es de que esta guerra lleve a la destrucción absoluta del imperio nefasto de los asesinos del Hamás”.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El Lobo no tuvo ideas y cayó sin atenuantes

Por la fecha 14 de la zona 3 del Torneo Federal A, en la tarde …