BNA
Inicio » Política » Un funcionario provincial fue detenido con documentación pública y el Gobernador lo despidió

Un funcionario provincial fue detenido con documentación pública y el Gobernador lo despidió

El director de Obras Sanitarias de la provincia, Hugo Righelato, fue detenido anoche, cerca de las 12, en la puerta de una de sus viviendas, cuando intentaba trasladar en su automóvil particular documentación pública de su organismo, en medio de la causa por negocios incompatibles con la función pública y otros delitos conexos, tras la denuncia de la revista Análisis en su última edición.

Según se pudo saber, Righelato pasó la noche en dependencias de la Alcaidía de Tribunales y recién sería indagado en horas de la mañana de este jueves por el delito de “entorpecimiento de la investigación judicial”. No obstante, el viernes se hará la audiencia de prisión preventiva donde se determinará si sigue o no detenido. En las primeras horas de este miércoles, el gobernador Gustavo Bordet firmó el decreto de relevo inmediato del cargo de Righelato en OSER.

El ahora ex funcionario Hugo Righelato pasó a ser desde hoy el primer preso en una causa vinculada a la corrupción en el Estado, en especial durante las dos últimas administraciones de Sergio Urribarri. No fue como consecuencia directa de la investigación judicial, sino por la torpeza del ex titular de Obras Sanitarias de la provincia, al no haberse dado cuenta de que la Policía de Entre Ríos estaba tras sus pasos durante buena parte de la jornada de ayer e intentar trasladar documentación pública del organismo que, erróneamente, estaba oculta en uno de sus domicilios.

El fiscal de Paraná, Francisco Ramírez Montrull, había iniciado el jueves pasado una investigación de oficio contra el titular de Obras Sanitarias de la provincia, Hugo Righelato, por delitos de corrupción en el organismo, a partir de lo publicado por la Revista Análisis en su última edición.

Tanto Righelato como otros funcionarios de menor jerarquía y empleados jerárquicos están siendo investigados por negocios incompatibles con la función pública, como así también peculado de servicios y de bienes, por la utilización de personal y maquinarias de OSER. Se investiga además el supuesto delito ecológico por el uso de material inadecuado en las diferentes obras encaradas en ciudades de la provincia. No se descarta que Righelato también sea comprendido por el delito de enriquecimiento ilícito, en función de su notable evolución patrimonial de estos últimos diez años, pese a que siempre fue funcionario público.

Ayer se supo que el alto funcionario había ordenado el vaciamiento de uno de los galpones ubicados en Aldea Brasilera, donde funciona la empresa de uno de sus amigos y por ende la justicia inició una pesquisa para seguirle los pasos, según lo dispuso el fiscal Ignacio Arambery. Anoche, cerca de las 12, personal policial que lo estaba investigando y que había llevado adelante diferentes pesquisas en distintos domicilios de Paraná, observó que intentaba salir con su vehículo particular, desde una de sus viviendas, en calle Fraternidad, con cuantiosa documentación pública y fue detenido por orden del juez de Garantías y Ejecución, Eduardo Ruhl.

Righelato solamente dijo que era documentación que trasladaba hasta el estudio jurídico de su abogado Hugo Gemelli pero igual fue detenido y derivado a sede tribunalicia, donde pasó la noche. No obstante, el abogado Gemelli aclaró a este medio que si bien fue consultado en su estudio por el funcionario, nunca aceptó su defensa, por estar ocupado en otros temas.

Como se revelara en la última edición de Análisis, el titular de Obras Sanitarias de la provincia, Hugo Righelato, hace ya varias gestiones que se encuentra en el cargo y nadie lo ha podido remover. En los últimos años instaló un sistema de negocios con empresas de amigos, que siempre son los beneficiados y que el Tribunal de Cuentas nunca pudo detectar, lo que incluso fue confirmado ayer por el propio titular del organismo, Federico Tomas. Esas firmas prácticamente no tienen personal ni maquinaria, por lo cual las obras siempre se hacen con empleados, maquinaria y movilidad a cargo del Estado. Righelato tiene a varios de sus familiares en OSER y vive en una amplia residencia en la zona del Thompson, mostrando un nivel de vida que no condice con sus ingresos como funcionario público.

Según se pudo saber, el viernes se hará la audiencia de prisión preventiva en la cual se determinará si Righelato continúa o no detenido, mientras sigue la investigación en su contra por presuntos delitos de corrupción en el organismo que estaba a su cargo. Este jueves, los fiscales Ramírez Montrull y Aramberry indagarán a Righelato, en torno a la causa por la cual está preso -de entorpecimiento de la investigación judicial- e incluso no se descarta que se le ofrezca ir a un juicio abreviado, tras el reconocimiento de los delitos de corrupción cometidos y denunciados por Análisis, lo que podría determinar la continuidad de su encarcelamiento, aunque en la Unidad Penal número 1 de Paraná.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Bordet: “Yo puedo caminar por Concordia entre mis vecinos, no sé si todos pueden hacerlo”

El ex gobernador de Entre Ríos y actual diputado nacional, Gustavo Bordet (PJ), se refirió …