BNA
Inicio » Novedades » El libre comercio, chiches y abalorios

El libre comercio, chiches y abalorios

La Argentina se retiró de las negociaciones emprendidas por el Mercosur. ¿Por qué? Por el dilema de siempre: o se abre la economía a las importaciones o se regula esa apertura con el objeto de fomentar la industria nacional, cuidar o incentivar el trabajo de los argentinos. Esta polémica viene desde lejos.

 

Por ANÍBAL GALLAY (de EL MIÉRCOLES DIGITAL)

 

El Mercosur nació en la década del 90 y en principio estuvo integrado por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Fue un paso trascendente sobre todo porque Brasil y Argentina dejaban de lado casi dos siglos de desconfianzas y resquemores. La idea fue crear una herramienta para negociar en bloque, la sensible cuestión de las barreras arancelarias.

 

EL ACTUAL MERCOSUR

Lo que ha cambiado ahora es la composición del Mercosur en cuanto a su sesgo ideológico. Jair Bolsonaro (Brasil), Luis Lacalle Pou (Uruguay) y Abdo Benítez (Paraguay) abrevan de la misma fuente. Esa fuente, sólidamente emparentada con el neoliberalismo expresa que lo mejor que le puede ocurrir a un país es producir aquello para lo que tiene  ventajas comparativas e importar todo aquello que no produce.

No es ocioso que el economista José Luis Espert cargue las culpas de las crisis argentinas a la legislación laboral.

Producir bienes industriales es una pérdida de tiempo y dinero. Los empresarios industriales necesitan permanentemente apoyo del Estado, acrecentando el déficit fiscal.

 

¿POR QUÉ SE RETIRA ARGENTINA?

El Mercosur está negociando un acuerdo de libre comercio con Corea del Sur, que en pocas décadas se convirtió en una potencia industrial y tiene gran excedente exportable, luego vendrán acuerdos similares con otros países.

En cualquier caso son empresas multinacionales instaladas en países donde se trabaja por unas monedas, y la protección al trabajador es inexistente. No es ocioso que el economista José Luis Espert cargue las culpas de las crisis argentinas a la legislación laboral.

Las razones argentinas las ofreció la Cancillería en un comunicado cuyo párrafo principal expresa:

“Argentina se previene de los efectos de la pandemia mientras protege las empresas, el empleo y la situación de las familias más humildes. Lo hace a diferencia de las posiciones de algunos socios, que plantean una aceleración de las tratativas hacia acuerdos de libre comercio con Corea del Sur, Singapur, Líbano, Canadá y la India, entre otros"

"La incertidumbre internacional y la propia situación de nuestra economía aconsejan detener la marcha de esas negociaciones".

 

LA INOPORTUNIDAD

Para la Argentina este es el tiempo menos oportuno para negociar. Con una industria paralizada, con altos grados de desocupación,  con salarios a la baja y  una pobreza creciente, abrir las importaciones implicara empeorar el cuadro de situación.

Cabe aquí lo escrito por Mariano Moreno en septiembre de 1810:

“El extranjero no viene a nuestro país a trabajar en nuestro bien, sino a sacar cuantas ventajas pueda proporcionarse. Recibámoslo enhorabuena, aprendamos las mejoras de su civilización, aceptemos las obras de su industria, y franqueémosle los frutos que la naturaleza nos reparte a manos llenas, pero miremos sus consejos con la mayor reserva, y no incurramos en el error de aquellos pueblos inocentes que se dejaron envolver en cadenas, en medio del embelesamiento que les habían producido los chiches y abalorios…”

rubengallay@hotmail.com

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El 16 de abril los radicales entrerrianos elegirán a sus autoridades partidarias

El Comité Provincial define la semana que viene la fecha para las elecciones en la …