BNA
Inicio » La Ciudad » Pusieron en valor una locomotora que dejó de funcionar en 1983

Pusieron en valor una locomotora que dejó de funcionar en 1983

A largo plazo quieren inaugurar un museo ferroviario en una zona de la estación.

En el transcurso de esta semana, el Ferroclub de Concepción del Uruguay declaró por finalizada la obra de restauración y puesta en valor de una antigua locomotora a vapor de 1910, que se encontraba en pleno abandono desde hacía más de 40 años sobre el predio de la estación de trenes.

Según informaron a este medio, la obra demandó un largo tiempo, y tal y como lo afirman desde el seno de esta Institución uruguayense “no hubiera sido posible sin la ayuda desinteresada de los vecinos, que con mucho esfuerzo han aportado su granito de arena para que este sueño que durante tanto tiempo tuvimos hoy se haga realidad”.

Comenzaron en febrero con la limpieza de la superficie de este “monstruo” de acero, que posee un peso de 57.000 Kg.

Quitaron el óxido, pulieron algunas partes y luego procedieron a pintar todo su cuerpo con el esquema de colores que llevó hasta su abandono, a mediados de 1983.

Párrafo aparte fue la recuperación del miriñaque, llevada adelante cuidadosamente, y que permitió devolver a la vida unas maderas que fueron testigos de la historia viva del ferrocarril argentino en la Mesopotamia.

Un poco de Historia

La locomotora intervenida por el Ferroclub es la número 85 del ferrocarril “General Justo José de Urquiza”, fabricada en Bélgica durante el año 1910 y llegada al país a partir de 1930.

Su fabricante fue la empresa “Societé Anonyme Couillet – Hainaut”, fue ensamblada por la firma “Kerr-Stuart” en Londres, Gran Bretaña.

Cuenta con más de 70.000 Kilómetros de recorrido por sobre todos los ramales de la red, y supo en su momento llevar trenes tanto de carga como de pasajeros. Hacia la década de 1950 fue apodada como “La Sortija”, viviendo sus últimos años de vida con tracción a Fuel Oíl, en lugar del clásico carbón que portaba en sus orígenes.

Con la incorporación de la tracción diesel al ferrocarril, locomotoras como “La Sortija” empezaron a correr la inevitable suerte de quedar apartadas del servicio, ya sea para cumplir su función de “repuesteras” o quedar simplemente abandonadas, para luego ir a su eliminación o su triste olvido.

Fue precisamente este el camino que supo vivir la número 85, que una mañana de 1983 llegó a la estación de trenes de Concepción del Uruguay para apagarse y nunca más funcionó.

Futuro

Con el rescate minucioso de este ejemplar, el Ferroclub se apresta a continuar con su idea de conformar un museo ferroviario en el ala oeste de la estación del tren, para lo cual vienen realizando acciones de limpieza y restauración de otros sectores alrededor de la locomotora, con la idea de poner allí una exposición permanente que rescate las huellas que dejó el ferrocarril en “La Histórica”.

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Causa coimas en el puerto: las actuales autoridades dice que hicieron la denuncia en la Justicia

“Cuando el empresario José Uriburu informó a las actuales autoridades del Instituto Portuario y del …