Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Arde la UCR de cara a la Convención Nacional de este sábado
El sábado 14 la convención radical definirá adónde va la UCR.
El sábado 14 la convención radical definirá adónde va la UCR.

Arde la UCR de cara a la Convención Nacional de este sábado

Tras la foto de Benedetti y De Angeli, dirigentes del histórico partido salieron a criticar el acuerdo. Algunos temen que el sábado 14 en Gualeguaychú, donde se reunirá la convención nacional del radicalismo, la crisis de esa fuerza política termine en que se parta en varios pedazos. El diputado nacional Fabián Rogel criticó duramente el arreglo del titular nacional de la UCR con el macrismo, mientras presionan a Cobos para que defina si se suma o no al gran frente de centroderecha que alientan Sanz, Morales y Benedetti. Las posiciones de cara a la decisiva reunión del sábado próximo son cuatro: acordar con Macri, acordar con Massa, acordar con ambos o competir por el espacio de centroizquierda. Final abierto.

El sábado 14 la convención radical definirá adónde va la UCR.
El sábado 14 la convención radical definirá adónde va la UCR.

 

El precandidato a gobernador, Fabián Rogel, criticó duramente el acuerdo de anunciado la semana pasada por Mauricio Macri y Ernesto Sanz. "Sanz y Benedetti han intentado definir que este partido está en una góndola con un comprador único llamado Macri", dijo Rogel.

 

"Hoy, en un partido nacional y federal, donde cada distrito resuelve democráticamente en sus organismos de representación qué es lo que va a hacer, el señor Ernesto Sanz, junto con el señor (Atilio) Benedetti han intentado definir que este partido está en una góndola con un comprador único llamado Macri y con un socio minoritario en la provincia llamado (Alfredo) De Ángeli. Llamativo, porque falta una semana para que la convención nacional determine, como corresponde a un partido democrático, no a un partido de capataces ni de dueños, discuta en profundidad cuál es el rol que la UCR puede jugar en la construcción electoral", afirmó y agregó: "Aún ni siquiera se sabe cómo va a ser el cronograma electoral ni con qué Ley".

 

La convención nacional radical se reunirá este sábado 14 de marzo en Gualeguaychú para definir sus alianzas a nivel nacional y elegir el candidato con el que competirá en las PASO de agosto. Las opciones son acordar con Mauricio Macri, con Sergio Massa, con ambos o con ninguno. La decisión quedará en manos de los 330 dirigentes de todo el país que integran la convención.

 

La opción Pro tiene en Ernesto Sanz, jefe del partido y precandidato a presidente, a su principal defensor. Apuesta a que la alianza con el macrismo le permita a la UCR asegurarse al menos media docena de gobernaciones y fortalecer su estructura con mayor presencia en el Congreso, las legislaturas provinciales y las intendencias. Su aspiración de máxima, aunque evite decirlo, es que la UCR juegue un rol protagónico en un eventual gobierno de Macri.

 

Los radicales que quieren sumar a Massa a una "interna amplia", como la bautizaron hace meses, creen que pactar con el tigrense es la manera de garantizar algunos triunfos clave (más en términos simbólicos que de impacto cuantitativo) en provincias como Jujuy, Tucumán y La Rioja. Pero, sobre todo, están convencidos de que, para ser viable, un acuerdo opositor que aspire a vencer al kirchnerismo debe incluir al peronismo. El jujeño Gerardo Morales es el principal mentor de esta alternativa.

 

Julio Cobos encabeza a quienes, en cambio, creen que la UCR debe preservar su "identidad histórica" y competir sin aliados, en representación del electorado que en algún momento buscó captar el extinto Frente Amplio UNEN. Pero Cobos también fue virando: primero se mostró absolutamente reacio a cualquier forma de acercamiento a Pro o al Frente Renovador, pero dejó claro que acatará lo que decida la convención. No quiere volver a quedar asociado a una ruptura del partido que lo perdonó tras irse para ser vice de Cristina, lo expulsó de por vida, y luego lo "indultó", reabriendo sus puertas para el regreso. "No voy a romper de nuevo", aclara Cobos en la intimidad.

 

Pero en la última semana Cobos se acercó a Morales. No porque lo seduzca una alianza con Massa, sino porque el jujeño es el principal impulsor de que en Gualeguaychú la UCR consagre un único candidato a presidente, es decir, que opte por Cobos o Sanz. El tema se sumó a la agenda de la convención en los últimos días y terminó de tensar la cuerda. Cobos espera que se imponga el veredicto de las encuestas, que lo dan por encima de Sanz. El senador, en cambio, aspira a imponer su número en la votación de los convencionales.

 

Los cálculos de cara a esa votación son un misterio. "Los números nos dan bien a nosotros. Llegamos", dicen todos. Los votos se negocian de a uno y hasta el último minuto. Pero la posición de Cobos sufrió un duro golpe: por falta de quórum, no se reunió la convención radical bonaerense que preside Ricardo Alfonsín, justamente por la ausencia de los convencionales que rechazan un acuerdo con Macri o Massa. Todo un síntoma de la creciente tensión partidaria en el principal distrito del país y, por lo tanto, el de mayor peso en la cumbre nacional. Sanz no lo dejó pasar. "Derrota de Alfonsín y Cobos en la convención provincial", destacó en un comunicado.

 

El proceso de derechización de la UCR parece profundizarse en estos días. Nadie quiere recordar, en el centenario partido, la célebre cita de Raul Alfonsín acerca del tema: "Si la sociedad se derechiza, la UCR debe prepararse para perder elecciones, nunca hacerse conservadora". Al contrario del mandato, la dirigencia principal del radicalismo nacional y provincial, viene tejiendo acuerdos fortísimos con los sectores conservadores. La foto de Sanz y Benedetti con Macri y De Angeli la semana pasada cayó como un balde de agua fría para muchos radicales, que además siempre se han ufanado de su respeto a la "institucionalidad" partidaria y se sienten molestos al ver a sus autoridades haciendo arreglos antes de la Convención que debería resolverlos. Es evidente que tanto Sanz como Benedetti dan por sentado que podrán imponer su criterio. Y quienes venian ofreciendo reparos, como Cobos o Alfonsín hijo, han visto debilitarse sus posibilidades de rechazar ese arreglo.

 

Lo que parece claro para todos es que el radicalismo ya no es lo que era. Y Entre Ríos es una postal muy gráfica en ese sentido: el radicalismo que conduce (el de Benedetti) no tiene aun candidato y acuerda con De Angeli, sin que se sepa con claridad si el acuerdo es para competir entre ambos o para acordar una fórmula encabezada por el chacarero; el radicalismo "disidente" tiene como candidato a Rogel, pero no se sabe qué hará si hay acuerdo con el PRO ¿alguien se imagina a Rogel, un eximio negociador que siempre ha salido bien parado, yéndose de la UCR a una aventura épica y principista?; y el candidato ¿radical? que más recorre la provincia es Juan Carlos Godoy, que abandonó la UCR hace más de una década.

 

El fin de semana anuncia final abierto y muchas definiciones para una Convención muy esperada por radicales y no tanto.

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Cuarentena: cómo la llevan quienes dejaron de tener ingresos

Están entre los más perjudicados por la situación, y algunos rozan la desesperación: sus ingresos …