BNA
Inicio » Novedades » ¡Alerta Milei!
ELECCIONES 2023

¡Alerta Milei!

Un entrerriano que reside en Estados Unidos advierte sobre las similitudes entre el candidato ‘libertario’ y Trump, y los peligros del avance de la ultraderecha utilizando la mentira y la desinformación como herramienta para lograr sus objetivos.

 

La triste realidad

Por GERMÁN ANDRÉS NOBILE (Especial para EL MIÉRCOLES).

Un domingo a la noche, mientras cambiaba de un partido de fútbol americano a otro, encontré un programa acerca de cómo las teorías de conspiraciones están destrozando familias aquí, en los Estados Unidos.

Se trataba de entrevistas, agrupadas tipo documental, hechas por Donie O’ Sullivan, periodista irlandés, un hombre que ha asistido a muchos de las presentaciones de Donald Trump en los últimos cinco o seis años. Su forma de hablar es muy suave, amable, inteligente y por sobre todo muy profesional.

En menos de un minuto escuché tantas cosas sin sentido que no sabía si volver al partido de fútbol o apagar el televisor e irme a dormir para tratar de olvidar lo que estaba escuchando.

En la pantalla, mujeres intercambiaban información sobre Trump, y que JFK y su hijo eran primos de Trump, que JFK junior sigue vivo, que aparentemente el accidente de avión en el verano de 1999 fue toda una mentira, que Joe Kennedy es el tío de Trump y no está muerto. O sea que si nació en 1888 ¡ahora tendría 135 años! y que el general George Patton es el papá de Trump y su hermano es Mussolini.

Entre otras barbaridades que escuché, también dijeron que Dios unía a estos individuos junto con Elvis Presley (del que aseguran que tampoco está muerto). Lo cual, por un segundo, me dio una alegría ingenua, ya que, aunque tuviera 89 años, sería increíble verlo.(Ver link haciendo click aquí).

Ahora, todo esto lo causa Qanon, que es una teoría de conspiraciones que usa la extrema derecha para avanzar su agenda.

La aparición de Qanon

Qanon  (Ver esta explicación de  Wikipedia) se creó como una diversión juvenil diciendo las barbaridades más increíbles que uno pueda imaginar y, claro, siempre hay público para lo que sea, aunque sea una mentira ridícula. Esto comenzó en 2017. Por años me preocupaban comentarios sin sentido que leía en Facebook en Argentina. También en otros países como España, Costa Rica, etc. Recuerdo pedirle a un amigo que, si quería comentar en mi Instagram que, por favor, lo hiciera abajo del post, así el algoritmo me daba más chances de reproducirlo.

Mi amigo Arturo me dijo que no sabía lo que era el algoritmo. Lo cual me preocupó, no tanto por mis posts con mis dibujos o pinturas, sino porque me di cuenta que estaba leyendo tantos comentarios sin sentido aún dentro de mis círculos de amigos y seguidores en Facebook.

De una manera u otra, Milei está logrando su cometido, que es asustar al pueblo argentino, que merecidamente está muy cansado de gobiernos desastrosos como el de Alberto y Cristina Fernández. Pero irse de un extremo al otro sólo causará más problemas en la Argentina, y lo que menos necesita es eso.

Hasta el día de hoy, hay gente que no sabe lo que es Qanon, lo cual lo hace más susceptible a recibir desinformación continuamente gracias al algoritmo. Y, claro, estas personas creen cosas que nunca han pasado. Si hay gente aquí que todavía creen que Elvis está vivo junto con otros, que en Argentina haya gente que crea en lo mismo -o peor- no sería tan sorprendente.

Una de las cosas más valiosas en EEUU es la democracia, una de la más antiguas, con más de 200 años. Lamentablemente, en los últimos años, sectas como Qanon han logrado causar mucha desinformación, y cuando una persona logra capitalizar eso para su propio beneficio, como lo hizo Donald Trump, eso puede realmente afectar todo el aparato democrático que, hasta hace poco, parecía invencible. Vivimos en un momento tecnológico con las redes sociales y no todo es positivo.

¿Qué hacer? No sé, quizás dejar el teléfono a un lado y volver a nuestras raíces culturales, y tratar a todos como queremos que se nos trate a nosotros. Cuestionar con inteligencia y paciencia.

El asalto al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero de 2021 fue, sin duda, uno de los días más oscuros de la historia de este país. Todo ocurrió porque Trump no quiso reconocer que había perdido y trató de arrebatar el poder que ya no tendría más.

Ahora, si usted no vive acá y no ha leído mucho del tema, déjeme contarle que Trump intentó con más de 60 juicios revertir estados como Michigan, Wisconsin, Arizona, Pensilvania etcétera. Casi todos los jueces que presidieron esos juicios eran republicanos y, muchos, nombrados por el mismo Trump. Ni hablar que la Corte Suprema es, en su mayoría, republicana. Ni todo eso bastó para dar vuelta ni uno de los resultados con las mentiras de Trump y su equipo de jugadores muy sucios; muchos de ellos -incluyendo a Trump- deberían estar presos y, de hecho, en este momento están todos procesados. Y los juicios comenzarán pronto.

Hay gente en Argentina que realmente cree que a Trump le robaron la elección, porque su algoritmo le sigue alimentando con desinformación. Y créanme: pronto habrá familias y amigos separados por esto. Lo sé, porque ¡ya me paso! Y yo ni siquiera vivo en Argentina.

Hace unos años vi una entrevista donde Javier Milei le decía a una periodista argentina que a Trump le habían robado la elección, y que los demócratas siempre hacían trampa. Realmente no puede estar más lejos de la realidad. Me enojó mucho escuchar eso. Luego, con el tiempo, puse todas las piezas juntas y me di cuenta que Milei, o realmente cree que Elvis sigue vivo, que Obama y Hillary comen fetos en el sótano de una pizzería en New York, o lo usa para avanzar su propia agenda y seguir triunfando.

De una manera u otra, Milei está logrando su cometido, que es asustar al pueblo argentino, que merecidamente está muy cansado de gobiernos desastrosos como el de Alberto y Cristina Fernández. Pero irse de un extremo al otro sólo causará más problemas en la Argentina, y lo que menos necesita es eso.

Lamento que Milei use mentiras, insultos desmesurados a cualquiera que le plantee algo diferente. Pero es la triste realidad en la que vivimos hoy acá y allá. ¿Qué hacer? No sé, quizás dejar el teléfono a un lado y volver a nuestras raíces culturales, y tratar a todos como queremos que se nos trate a nosotros. Cuestionar con inteligencia y paciencia. Y, como decía uno de mis profesores de Criminología en UIC: siempre, pero siempre corroborar. “Si vieron a Elvis caminando por la costanera, ve y corrobora eso, pídele un autógrafo, puede que no llegue a los 140 años como Joe Kennedy, el papa de JFK”.

Notas relacionadas:

Coronavirus: "Estamos en guerra contra un virus y lo peor que le puede pasar a Estados Unidos es tener a este Presidente"

Un entrerriano en las elecciones de EEUU: “La gente se cansó de tener a un Presidente que se comporta como un niño”

Relato de un entrerriano en EEUU que suspira aliviado por el fin del mandato de Trump

 

 

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a la comunidad El Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El peronismo uruguayense adhiere a la"Marcha Federal Universitaria"

"El Partido Justicialista del Departamento Uruguay, apoya y adhiere a la Marcha Federal Universitaria en …