Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Quino, por Martín Bianchi

Quino, por Martín Bianchi

Esta vez esta columna no fue de humor sino de reflexión en la despedida del gran Quino.

"Prometo no volver a hacerlo", es una columna de standup radial, interpretada por Martín Bianchi. Diseñador Gráfico, humorista y murguero. Forma parte de El Miércoles desde el número cero y de la Editorial El Miércoles. También sabe andar en bicicleta sin rueditas.

Fragmento del programa En La Víspera, emitido el 6 de octubre de 2020 por Radio Nacional Concepción del Uruguay (Lt 11) y Radio UNER.

 

Quino, por Martín Bianchi

Parece que el 2020 no tenía suficientes credenciales para recibirse del año más sorete de los últimos tiempos. No le alcanzaba con el coronavirus, la crisis económica, los incendios ni El presto.

Tenía que hacer algo más y se lo terminó llevando al gran Quino. El más grande humorista gráfico que dio nuestro país y tengamos en cuenta que este país también nos regaló, por ejemplo, a Fontanarrosa, así que la cosa es seria.

El padre intelectual de una gurisa contestataria y despotricadora con la que millones nos hemos sentido identificados y a la que muy pocos le han seguido los pasos. La querida Mafalda, personaje entrañable para muchas generaciones, con cuyos cuadritos muchos aprendimos a leer. Niña de pensamiento adulto pero inocente y a la vez lúcido. Aunque la verdad que lo de adulto, inocente y lúcido medio que no combina.

Amamos a Mafalda pero lo cierto es que a Quino lo había cansado, al punto de decir en una nota que ya no aguantaba su perorata e incluso que había arruinado su dibujo. Como si eso fuera posible.

Quino fue amante de la línea y la tinta con la que logró hacer magia, dueño de un humor amargo, complejo y profundo, que lograba resumir conceptos e ideas en apenas un dibujo de un virtuosismo envidiable. Páginas llenas de pequeños detalles sin nada de relleno, todo en su justo lugar. Un verdadero genio.

La verdad que me dio un poco de bronca ver a varios colegas humoristas despidiéndose acongojados de Quino, maldibujando a Mafalda llorando. Y no me refiero solamente a ese al cual no hay que Nik mencionar. Sino a varios que también lo ponían como angelito cuando el tipo era agnóstico y anticlerical.

Me dio bronca ver cientos de Mafaldas con mensajes dignos de Cohelo, Claudio María Domínguez o cualquier libro de autoayuda berreta. Cuando el maestro era un pesimista de los buenos, de los que se defienden con su arte de un mundo cada vez más irracional.

Me dio bronca que toda esa gente tan aficionada al horóscopo no le haya dado bola a ninguna de las predicciones del gran Quino. Porque hacía predicciones, no con métodos idiotas, sino con una profunda mirada crítica y un sentido común apabullante.  Me dio bronca que algunos medios citaran su biografía sin contar que en el '75 la Triple A lo fue a buscar y por suerte no lo encontró, y eso motivó su partida al exilio.

Después me di cuenta que en realidad no estaba enojado con todo eso, sino egoístamente, con el hecho que se haya ido una mente tan genial como la suya. Y por sobre todo que haya partido en este contexto tan choto y tan parecido a ese mundo enfermo que solía cuidar Mafalda.

Leamos a Quino, todavía estamos a tiempo.

Esto ha sido todo por esta entrega, Donald Trump se recupera del coronavirus ¡una pena!

Yo soy Martín Bianchi y ¡prometo no volver a hacerlo!

 

Relacionadas:

¡En Venus se ve cada cosa!

Berni y Duhalde en una columna bastante derecha y prolija

Entre Marte y “Las lomas de Urquiza”

¡Batimos todos los récords!

 

Esta nota es posible gracias al aporte de nuestros lectores

Sumate a este equipo de Miércoles mediante un aporte económico mensual para que podamos seguir haciendo periodismo libre, cooperativo, sin condicionantes y autogestivo.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

El pensamiento de Linares Cardozo

A cien años de su nacimiento El Miércoles Digital rescata un ensayo publicado por Linares …