Download http://bigtheme.net/joomla Free Templates Joomla! 3
Inicio » Novedades » Caso López: acusaciones cruzadas entre jefes de Policías

Caso López: acusaciones cruzadas entre jefes de Policías

En la última jornada de testimoniales en el juicio a nueve policías y un médico de la fuerza imputados por la golpiza a Jorge López, el 25 de mayo de 2015 (Ver nota), se produjo un fuerte cruce entre los entonces subjefe de la Departamental Uruguay y el jefe de Operaciones, Marcos Nicolás Antoniow  y Tomás Eloy Fernández, respectivamente. El primero confesó haberse sentido “decepcionado” y que “se rompió el círculo de confianza” con su subalterno, que aseveró no saber en qué le “falló”.

 

Informe: JORGE RUBÉN DÍAZ de EL MIÉRCOLES DIGITAL

Colaboración: M.B y M.R.

Fotomontaje: M.B.

 

Se acusaron en cuanto a la práctica del reglamento de funcionamiento interno y sus respectivas responsabilidades, como las interpretaciones de resoluciones y circulares. En el juicio fallido del año pasado también se habían cruzado (Ver nota: Jerarcas…).

La declaración de Antoniow fue la más extensa de la jornada, estuvo casi dos horas frente al Tribunal respondiendo a planteos de las partes. A grandes rasgos, recordó que el día de los vejámenes a López, mientras se estaba por desarrollar -frente a la plaza Ramírez- el acto por el aniversario de la Revolución de Mayo, encontró a dos personas detenidas en el patio de la Jefatura, esposadas, solas, sin custodia. Un efectivo le relató lo que pasó y que había funcionarios lesionados. Contó que le molestó “no haber sido informado por sus subordinados” que los civiles habían sido heridos con armas largas y el uso de balas antitumulto.

Paso siguiente, indicó sentirse “defraudado y decepcionado por el resto del personal”, y agregó, al respecto el jerarca policial, cuando lo consultaron sobre quién le habría brindado los informes al entonces Jefe de Operaciones: “Pudo haberse evitado. Tal vez si hubiese sido el jefe de Calle el que le brindaba directamente el informe a Fiscalía no hubiese sucedido lo que pasó. Se rompió el círculo de confianza. Deduzco que Borges y Arias le proporcionaron información a Eloy Fernández, pero no se lo pregunté”. Tras esto, completó: “Si es por lo que vi en Jefatura, parecen que son ciertos, pero si es por lo que se ventila en los medios de comunicación, parece que la información no parece fidedigna”. Sobre la responsabilidad de las personas que son detenidas no dudó: “son del Jefe de Operaciones”.

Del caso del uso de la hidrolavadora con López  manifestó que se enteró el miércoles, dos días después del vejamen, al producirse el allanamiento a la Jefatura por parte de la Fiscalía, adonde secuestraron -entre otras cosas- esa misma hidrolavadora. Incluso, reconoció que se enteró esta semana “por un medio de acá” que fue Del Valle el que la manipuló (ver nota: Reconocieron al policía…), Antoniow también respondió que el edificio policial cuenta con lugares aptos para higienizar a una persona detenida.

Sobre el entredicho que mantuvieron el oficial Delersse y Eloy Fernández para trasladar a los detenidos a la Comisaría Primera reconoció que “estaba al tanto”. También el ex subjefe de la Departamental blanqueó el uso de gas pimienta, y explicó que, incluso, “hay circulares que lo explican cómo, y por lo general lo usan personal de calle”. Sin embargo, como había dicho el subjefe Martín Gaillard, “la Policía no lo provee”, y justificó el por qué: “Si se tira en un lugar donde hay gente asmática puede ser letal”.

 

LAS JUSTIFICACIONES DE FERNÁNDEZ

La respuesta de Tomás Eloy Fernández llegó tras la finalización de la recopilación de pruebas, cuando los imputados pudieron declarar.  Sin interrupciones durante más de media hora, expuso con lujos y detalles cuáles eran sus funciones y la forma de instrumentarlos.

Sobre lo que pasó ese 25 de Mayo, indicó que venía de jornadas agotadoras y que ese día le correspondía el descanso, pero el oficial Rodrigo Huerta, quien debía reemplazarlo “para ir rotando”, lo llamó a la madrugada para decirle si podía cubrirlo “porque por razones personales no podía estar, y que su esposa (la fiscal Melisa Ríos) estaba de turno también, o algo así”.

Después contó que su chofer le avisó que se había enterado sobre diferentes hechos en un barrio y que los móviles iban hacia la Jefatura. “Ingresaron como seis o siete funcionarios con dos o tres detenidos. Borges se entrevistó conmigo, el subjefe se enteró y me pidió que Borges vaya a la Comisaría Segunda hacer la denuncia” (N de la R: los hechos fueron en esa jurisdicción). Luego prosiguió, sobre los detenidos: “No estuvieron en el pasillo porque es angosto y, como pasaban por el acto del 25 de Mayo, lo llevaron al patio. Vino el médico y lo revisó. Lo llamé a Soldá –jefe de la Seccional Segunda- para que reciba a los efectivos que iban hacer las denuncias y lo mismo con el responsable de la Primera, porque allí se llevaban los detenidos”.

Sobre ese punto se detuvo Fernández: “Una circular nos decía que los detenidos debían ser trasladados en un móvil adaptado y el único con esas características, en ese momento, era el que tenía Delersse. Se negaba a hacerlo porque no le correspondía, tal vez muy apegado a su trabajo sólo de llevar detenidos de la UP4 a Tribunales. Y me dijo que uno estaba sucio (por López), y entonces le pedí que lo higienice”.

Después comentó que lo llamó a Peralta Iguini, “y él me dijo que entraba por atrás porque adelante las calles estaban cortadas por el acto. Lo hizo, charlamos unos minutos. La verdad es que me quería  ir a descansar”. “Yo quería recuperar los móviles para que vuelvan a la calle y poder ir a descansar, nunca me imaginé lo que pudiera pasar en el puesto 3”, aseveró.

Sobre la redacción de los informes, que en teoría le correspondía en sus subordinados, explicó: “Por una cuestión de compañerismo y de ganar tiempo hice los expedientes, porque los oficiales que debían hacerlos estaban en el acto. Hice las remisiones, pese a ser un oficial y  que Huerta no estaba”. “Me genera la duda sobre en qué le falle al jefe Departamental. Él dijo, en su declaración, que los detenidos son responsabilidad del jefe de Operaciones. Con ese criterio no podría salir porque debería quedarme a cuidar a los presos”, se quejó.

Por último recordó que se desayunó de su imputación cuando estaba trabajando en San Salvador y no cuando estaba acá.

 

LAS OTRAS DECLARACIONES

También declararon durante el turno matutino hasta las 15 los siguientes testigos: el médico Rafael Ariel Vales y los policías Oscar Orlando Leones, Mauro Exequiel Gálvez, Ángel José Luccino, Yari Daniel Arce, Andrés Washington Godoy y Guillermo Daniel Cergneux.

Deja tu comentario

comentarios

Destacado

Abogados defensores ingresaron un fotograma intentando demostrar que López arrojó una piedra

A último momento, las defensas de los policías acusados de golpear y vejar a Jorge …